compartir en:

Por Carlos Meraz

En las décadas de los 60 y 70 la sagrada trinidad del rock era “sexo, drogas y rock & roll”, la frase que podría acuñarse para el Siglo XXI podría ser “escucha, baila
y piensa”, al menos así lo considera la banda argentina 1915, que se pronuncia como mil nueve quince.

Su bajista y segunda voz, Alejo, destacó que la lineación bonaerense si por algo se caracteriza es por salirse de su zona de confort, así que si en su primer disco “Dual” tocaban rock progresivo, ahora en el segundo álbum “Bandera” optaron por el synthpop y para el tercero, programado para 2020, aún no saben en qué estilo se enrolarán.

“Somos la fusión de géneros con rock, pero también con el pop argentino de Charly García, Luis Alberto Spinetta y Fito Páez.

“Pero también al principio tuvimos influencias de King Crimson y Yes, y ahora estamos orientados a estilos como el de Michael Jackson y Daft Punk”, destacó.

LA ETERNA HORA DEL ENSAYO

El nombre de la banda se remite a la hora en que acordaban ensayar a diario... las 19:15 horas.

Destacó que además del eclecticismo sonoro, 1915 siempre ha apostado a letras diferentes, “contra la monopolización de los mass media, las violencias institucionales y represivas, que en Latinoamérica son muy recurrentes, y el amor entre pares”.

“Sabemos la responsabilidad que tenemos a la hora de amplificar nuestra voz para dar un mensaje”, precisó Alejo.

1915 se presenatrá esta noche en el Caradura, de la Condesa en la CDMX; mañana en la Sala Madero, de Aguascalientes; el viernes en el Museo de la Ciudad en Querétaro y el sábado en el Festival Latido, en el Parque Guanajuato Bicentenario.

TAGS EN ESTA NOTA: