A horas de que 2017 termine, éste año se convirtió en el más violento del sexenio y de la historia en los últimos 20 años.

Con un ritmo de 2 mil muertos mensuales, las más recientes estadísticas del Consejo Nacional de Seguridad auguran que se superarán los 22 mil 855 homicidios dolosos registrados en 2011.

Además, el año termina en medio de la polémica por la promulgación de la Ley de Seguridad Interior.

También en este periodo, el periodismo en México se confirmó como una de las profesiones más riesgosas: 12 homicidios que lo ubican como el país donde no hay guerra con más reporteros asesinados.

Entre las ejecuciones, Miroslava Breach y Javier Valdez, corresponsales de La Jornada en Chihuahua y Sinaloa, respectivamente, fallecieron en el ejercicio de su profesión víctimas del crimen organizado, homicidios que a 284 y 231 días permanecen impunes.

El periódico La Jornada califica el 2017 como un año de claroscuros en materia de combate a la corrupción: la entrada en operación del Sistema Nacional Anticorrupción; las aprehensiones de los ex gobernadores de Veracruz, Javier Duarte, extraditado a México, y de Quintana Roo, Roberto Borge; la detección que hizo la Auditoría Superior de la Federación (ASF) sobre malos manejos en las finanzas estatales, así como la imposibilidad de acuerdos para designar al fiscal anticorrupción dominaron la agenda de las principales preocupaciones sociales. Las desapariciones forzadas, alcanzaron el número de 33 mil.

 “El problema de la desaparición forzada de personas está tomando dimensiones aterradoras en México con el hallazgo de fosas clandestinas y cuerpos por todo el país”, resumió en abril el representante adjunto de la Oficina del Alto Comisionado de la Organización de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Jesús Peña.

El penúltimo día del año fueron asesinados Marino Catalán Ocampo, uno de los precandidatos del PRD a la alcaldía de José Azueta (Zihuatanejo), en la costa grande de Guerrero, y el regidor perredista del ayuntamiento de Jalapa, Tabasco, Gabriel Hernández Arias. Según cifras oficiales, en 2017 fueron ultimados nueve alcaldes de distintos partidos.

TAGS EN ESTA NOTA: