compartir en:

Seguro también has escuchado desde la infancia el dicho “Martes / Viernes 13, no te cases ni te embarques ni de tu casa te apartes”, y es que al parecer está prácticamente dentro del inconsciente colectivo la idea de que la combinación de estos días y este número crean un combo de mala suerte.

1. Hablando del número 13, desde la antigüedad ha fungido como símbolo de la obscuridad. Desde la leyenda nórdica de la muerte de Balder, a manos de Loki en una cena de 13 invitados, la tradición cabalística de los “13 demonios” o la referencia a La Ultima Cena, con 13 invitados y que culminaría con La Crucifixión. En La Biblia, es en el capítulo número 13 del Apocalipsis donde se habla del “Anticristo”. Hablando de las creencias numerológicas, la suma de los números 1 y 3 significa cambios y transformación.

2. El Martes 13 tiene un origen más reciente, y está bastante unido a la creencias católicas. Al parecer todo comenzó con la dedicación del día martes a Ares o Marte, deidad griegade la guerra. Se tenía un concepto tan malo de este día en la Edad Media que se le denominaba “el pequeño maléfico”, y se creía que en esta fecha surgiría el “Anticristo”.

3. Por su parte, el Viernes 13 es considerado una fecha funesta por excelencia debido a que es el “Día de la Crucifixión de Jesús”. Las tradiciones Wiccas, cuyos hechiceros solían reunirse en esta fecha también contribuyeron a temerle. Algo que si está en los anales históricos es el juicio de Jaques de Molay, último miembro de los Caballeros Templarios, quien fue ejecutado un día como estos y maldijo a sus verdugos, quienes murieron en los siguientes meses.

4. Hay muchos eventos históricos que coinciden con estas fechas, e incluso empresas, como aerolíneas, que no ofrecen un boleto o reservación número 13, lo cuál hace que la tradición inmemorial de temerles siga hasta nuestros días.

5. Los gatos negros han sido relacionados a la mala suerte en algunos países de occidente, aunque en otras culturas, sucede todo lo contrario, tal es el caso de Gran Bretaña y Japón, donde estos mininos son considerados un augurio de buena suerte. ¿Qué debes hacer si de casualidad te cruzas con uno? Absolutamente nada, pues seguramente va muy ocupado a atender sus asuntos. 

En fin, ¿Tu qué opinas?, ¿Te parece absurdo o cargas tu pata de conejo por si acaso?.

TAGS EN ESTA NOTA: