compartir en:

Ciudad de México.- Prácticamente detrás de todo animal involucrado en la dinámica turística hay maltrato que implica encierro y violencia, señaló Álvaro López López, investigador del Instituto de Geografía de la UNAM.

 “Es necesario dejar de considerar como algo normal este proceder y razonar que los animales también sufren”, apuntó Álvaro López.


Foto: PxHere

“Si asumimos que sienten y tienen derecho a vivir en el entorno que les corresponde, comenzaremos a cuestionar nuestras preferencias en cuanto a las actividades que realizamos para nuestro esparcimiento”, comentó el geógrafo. 

 

Son los zoológicos unos de los lugares donde se observa la situación de encierro y violencia, ahí los animales están en espacios reducidos, que no corresponden a su hábitat natural.

“También en ferias es común el uso de ponis como carruseles y los tienen dando vueltas todo el día para divertir a los niños. Otro ejemplo es el de los cabritos destinados a ser un platillo de gran demanda, pero no se difunde que se inhibe su desarrollo, se les mantiene en lugares pequeños y se evita que coman pastos; prácticamente se les alimenta sólo con leche para asegurar la supuesta calidad de la carne”, declaró el investigador. 


Foto: Flick

López explicó que los animales tienen sistema nervioso central, igual que los humanos, por lo que experimentan dolor y bienestar. Por estas razones se deben cambiar los paradigmas para las actividades turísticas.

ACS

TAGS EN ESTA NOTA: