EFE / Reuters

Ciudad de México.- La interrupción de los ensayos clínicos de la vacuna contra la Covid-19 que desarrolla la Universidad de Oxford, junto con AstraZeneca, podrían ser reactivados la semana próxima, según información revelada por Financial Times. 

El medio de comunicación londinense aseveró que gente cercana a las pruebas informaron que sólo se espera que la junta de seguimiento de datos independiente del estudio haya terminado su investigación.

Al respecto, el ministri británico de Sanidad, Matt Hancock, advirtió que la suspensión no supone un revés y no es la primera vez que esto pasa. .

La farmacéutica AstraZeneca, que desarrolla la vacuna junto con la universidad inglesa, dio a conocer anoche un comunicado para informar de la pausa en las pruebas clínicas después de que un voluntario en el Reino Unido sufriera una reacción adversa.

Esta posible vacuna, considerada una de las más avanzadas que se desarrollan en todo el mundo, estaba en las fases finales de los ensayos clínicos antes de recibir la autorización de los organismos reguladores para proceder a inmunizar a la población.

En unas declaraciones a la cadena SkyNews, Hancock admitió que esta interrupción es "obviamente un desafío para esta particular vacuna. En realidad, no es la primera vez que esto le ha pasado a la vacuna de Oxford y es un proceso normal en los ensayos clínicos".

El ministro consideró que la pausa en las pruebas "no es necesariamente" un revés, y "depende de lo que (los investigadores) encuentren cuando hagan la investigación… Hubo una pausa antes en el verano (boreal) y eso se resolvió sin problemas", añadió el titular de Sanidad.

Aunque AstraZeneca no ha facilitado información sobre el estado de salud del voluntario que ha enfermado, pero un informe de The New York Times que citó a una persona familiarizada con la situación dijo que se descubrió que un participante afincado en Reino Unido tenía mielitis transversa, un síndrome inflamatorio que afecta a la médula espinal y que suele ser provocado por infecciones virales.

El artículo decía que no está claro si la enfermedad se relaciona directamente con la vacuna de AstraZeneca. La empresa no quiso hacer comentarios sobre la noticia.

La potencial vacuna, que dio resultados prometedores en los primeros ensayos, estaba siendo sometida a pruebas clínicas en el Reino Unido, Estados Unidos, Brasil y Sudáfrica.

El mes pasado, los gobiernos de Argentina y México, así como la fundación mexicana Slim, llegaron a un acuerdo con AstraZeneca y la Universidad de Oxford para fabricar la vacuna para sus países y distribuirla después al resto de América Latina, excepto Brasil.

El presidente de Argentina, Alberto Fernández, informó en agosto de que el objetivo era elaborar entre 150 y 250 millones de dosis que estarían disponibles a precios accesibles, con un coste individual de entre 3 y 4 dólares.

TAGS EN ESTA NOTA: