compartir en:

Madrid.- El equipo colchonero fue netamente superior al conjunto italiano y aprovechó dos jugadas a balón parado para vacunar a la Juve.

Sin dejar de lado su estilo de juego, un gran Atlético de Madrid se quedó con el duelo de ida de los octavos de final de la Champions League al superar por marcador de 2-0 al Juventus en la cancha del Wanda Metropolitano.

Pese a que el VAR le invalidó un gol al ‘Atleti’, el equipo dirigido por Diego Simeone durante los 90 minutos del partido se caracterizó por ser eléctrico y combativo, y al final del cotejo le resultó para cerrar la llave en Italia con una buena ventaja.

Atlético de Madrid

Desde que inició el duelo en la cancha del Wanda, el campeón italiano asechó la portería local por conducto de un viejo conocido, Cristiano Ronaldo.

El primer aviso del exmadridista se dio a los ocho minutos de juego cuando lanzó un tiro libre que se fue muy arriba de la portería que custodiaba Jan Oblak.

Minutos después los Colchoneros no se quedaron con los brazos cruzados y adelantaron sus líneas para asfixiar a los italianos desde su salida. El primero en probar la calidad del portero de la Juventus fue Thomas, quien con un tiro de media distancia fue controlado por Szczesny.  

Conforme transcurría el tiempo, la cancha del Metropolitano se volvió un campo de guerra, pues ambos equipos utilizaron mucho el tiro de larga distancia. Paulo Dybala a los 33’ intentó mojar, pero Oblak terminó por escupir el balón para no tener complicaciones. 

Atlético de Madrid

Para la segunda parte, la Juve salió sin el freno y se volcó con todo su arsenal para conseguir el gol que les permitiría manejar el partido. Sin embargo, esta acción ocasionó que el Atlético tuviera un par de latigazos a su favor.

El primero de ellos fue el que hilvanó Diego Costa, quien tuvo mano a mano sobre el arco de Szczesny pero el tiro se fue muy desviado. Minutos después Griezmann fue el encargado sorprender a Szczesny, pero el cancerbero alcanzó a desviar el balón lo suficiente y lo envió al travesaño.

Por su parte Massimiliano Allegri, entrenador de la Juve retrocedió sus líneas, pues la superioridad rojiblanca era clara y no le pareció mala idea ir a Italia con el marcador en ceros.

En tanto a Simeone, detectó los errores del cuadro italiano y metió a Álvaro Morata, pues sabia que el delantero podría aprovechar las debilidades y marcaría el gol que les daría un poco de tranquilidad. Y en efecto la estrategia funcionó, pero el VAR se encargó de invalidar el gol de Morata por empujar levemente a Chiellini en el interior del área chica.

Al no creer lo que había marcado el silbante, el Atlético se puso furioso como un auténtico toro de lidia y buscó la revancha, adelantó líneas y encerró a la visita en su campo.

El premio a su lucha llegó a los 77’ tras un centro al área que muerta en el área y la pierna derecha de Giménez la mandó a guardar. Ante el gol recibido el monarca italiano se achicó, CR7 fue nulificado y  los colchoneros dominaron el resto del partido.

La segunda banderilla que le colocó el ‘Atleti’ se dio de nueva cuenta a través de una pelota parada. El encargado de hacer explotar el Wanda fue cortesóa de Diego Godín, quien controló y disparó contando con la ayuda de Cristiano, quien desvió levemente con el muslo para cambiar la trayectoria del esférico y declarar el 2-0 definitivo. 

Con este resultado, la Juventus tendrá que anotar tres goles en su cancha para acceder a los Cuartos de Final, de lo contrario, las dos orejas que cortó el Atlético le valdrían para instalarse en la siguiente ronda.

 

TAGS EN ESTA NOTA: