compartir en:

CIUDAD DE MÉXICO.- Con música de mariachi se vivió una fiesta en el aeropuerto capitalino para recibir a los atletas que regresaron de Perú, tras la participación histórica en la que la delegación mexicana terminó en tercer lugar en el medallero y rompió su marca de preseas al sumar 136 en los Juegos Panamericanos Lima 2019, al superar las 133 obtenidas en Guadalajara 2011.

Los deportistas salieron uno a uno, las notas del mariachi les dieron la bienvenida, sus familiares los recibieron con los brazos abiertos y con un cúmulo de alegría.

“Estoy muy contento, ganar la medalla de oro es algo que quería hacer desde que supe que iba ir a los Panamericanos. Por eso entrené muy duro, por eso me vine a la Ciudad de México tres semanas antes de viajar a prepararme bien fuerte”, dijo el duranguense Fernando Martínez, quien ya sueña con ir a Juegos Olímpicos.

Para cumplir ese sueño tiene una barrera de 13 minutos y 35 segundos para calificar y la mejor marca del duranguense es de 13:37, registro que considera alcanzable: ”Es cuestión de meterme a una carrera rápida y sí lo puedo lograr”.

Mientras el mariachi tocaba y cantaba se fueron uno a uno o en grupo de la sala de llegada a iniciar otro camino, rumbo a los Juegos Olímpicos Tokio 2020, donde la delegación regresó con ocho plazas confirmadas.

De las 37 preseas doradas, 22 fueron en deportes olímpicos y entre los boletos que se aseguraron para el país, destaca el primer lugar de Kevin Berlín en plataforma de 10 metros, pero el sitio es para México y la Federación Mexicana de Natación deberá definir el proceso de selección.

En natación artística bastó la plata de la pareja nacional conformada por Nuria Diosdado y Joana Jiménez, para clasificar a la justa japonesa, mientras que también se consiguieron lugares en tiro deportivo y equitación.

Mariana Arceo regresó de Perú con su brillante medalla de oro en pentatlón moderno y con su clasificación individual para Tokio 2020.

Con información de Notimex

JLR

TAGS EN ESTA NOTA: