compartir en:

Canberra.- Una ola de calor extremo se ha registrado en Australia, pues la temperatura ha rebasado los 49 grados y se prevé que en algunas regiones el termómetro supere los 50; ante ello, los bomberos han implementado programas para enfrentar posibles incendios por las altas temperaturas.

Este clima podría prevalecer hasta enero del próximo año lo que, además de poder causar incendios, podría afectar la calidad del aire de las grandes ciudades y, por ende, perjudicar la salud de sus habitantes.

“Hoy es el quinto día de la ola de calor y no hay señales de un cambio de temperaturas antes de la víspera de Año Nuevo. El día de Año Nuevo será el día nueve de esta sofocante ola de calor”, explicó Tom Saunders, jefe de meteorología a Sky News.

Pese a que los australianos están acostumbrados al calor, estas temperaturas superan a lo que han vivido en años anteriores, pues tan sólo en Marble Bar, una región ubicada al noroeste de Australia Occidental, alcanzó el pasado jueves los 49.3 grados centígrados.

Dado lo anterior, el comisionado del Servicio de Bomberos Rurales de Nueva Gales del Sur, Shane Fitzsimmosn, pidió a la gente estar alerta sobre el riesgo de que se desencadene algún incendio en los próximos días, pues los fuertes vientos aumentan las posibilidades de que el calor se extienda.

“Esta masa de aire caliente tiene un efecto de cocción en el paisaje que se está secando y calentando rápidamente, lo que hace que la vegetación sea propensa a una rápida propagación de incendios”, señaló.

En cuanto a la salud de las personas, ésta podría verse afectada por el aumento del ozono, lo cual irrita los pulmones y dificulta la respiración, sobre todo en personas que padecen asma, advirtió Jeremy McAnulty del ministerio de Salud.

Vah 

TAGS EN ESTA NOTA: