Ciudad de México.- Jessica, vendedora de frituras, aguas y refrescos en las cercanías de Metro CU, sostuvo que sus ventas han estado, “demasiado bajas”, debido a la entrada en vigor de la alerta sanitaria por el coronavirus (Covid-19), que busca evitar que se multipliquen los contagios.

La joven de 25 años, quien vive en el municipio de Nezahualcóyotl, Estado de México, dijo que sus ventas bajaron más de la mitad por la falta de personas que diariamente consumen sus productos, en su mayoría estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) .

“Antes vendía tres mil o tres mil 500; ahorita solo 700 pesos al día”, aseguró.

Como empleada del local, sus jefes han tenido que bajarle el sueldo, “no mucho, pero sí para ayudarnos, pero sí está difícil la situación”.

De las ganancias de Jessica dependen ella y sus padres, por lo que asegura que la situación de la emergencia sanitaria es complicada, ya que muchos locales tuvieron que cerrar en el corredor que se encuentra cerca de las instalaciones de Metro CU.

“Estamos aquí desde casi las 6 de la mañana,  los que se van muy tarde es a las 10 de la noche. Todo el transcurso del día ya hay ganancias de 600 pesos”, aseguró.

Debido a la alerta sanitaria, los alumnos de la UNAM dejaron de asistir a clases desde el pasado 17 de marzo, lo que ha causado estragos a las ganancias de los locatarios, quienes en su mayoría son beneficiarios por los estudiantes de la Máxima Casa de Estudios.

 

 

TAGS EN ESTA NOTA: