compartir en:

París.- Enrique Casarrubias tiene un objetivo claro: poner en alto la materia prima de la gastronomía mexicana en la cocina francesa. 

El joven chef mexicano llegó a París en 2006, a los 19 años de edad. Durante 12 años trabajó en varios restaurantes de la “Ciudad Luz”, tuvo que enfrentarse a obstáculos como el rechazo de su visa en cuatro ocasiones y las críticas de sus mentores galos. 

Pero eso no mermó en el sueño de Enrique, quien desde febrero de este año emprendió el desafío de conquistar los paladares franceses al abrir su restaurante “Oxte” en la calle Tryon, a unos metros del emblemático Arco del Triunfo. 

El establecimiento culinario ofrece platillos franceses, pero con un toque mexicano o condimentados con especias netamente mexicanas en 14 mesas dispuestas para acoger 40 comensales. 

“Antes de abrir pasé doce años de sacrificio. Después de pasar por muchas cocinas me pregunté por qué no hacer un restaurante poniendo en valor la cocina mexicana y abrimos Oxte”, dijo Casarrubias en entrevista para la agencia Notimex. 

Con su cocina, Casarrubias quiere cambiar la imagen simplista que algunas personas tienen de la gastronomía mexicana. 

“Quisiera quitar esa imagen que tiene el mundo de los mexicanos, de que su gastronomía son solo los tacos, el chili con carne, la comida tex mex (…) estoy harto de eso... Quería crear un restaurante en donde la gente viera que podemos comer una buena comida utilizando chiles, utilizando el maíz, especias mexicanas, y que la gente diga ok, en México no solo existe eso”, sostuvo el cocinero, de 31 años. 

TAGS EN ESTA NOTA: