compartir en:

Redacción.

Como si de una cinta de ficción se tratara, especialistas de las Universidades de Tufts, en Massachussets, y Vermont, lograron desarrollar el primer organismo híbrido entre robot y animal a base de células de anfibio.

Los también llamados “Xenobots”, denominados así en honor a la Xenopus Laevis, la especie africana de rana con garras que les sirvió de materia prima, no son otra cosa que células del corazón y piel de este ser vivo quirúrgicamente moldeadas en formas tridimensionales prediseñadas que tienen la insólita capacidad de seguir órdenes, reorganizarse y volverse a unir después de ser separadas, todo esto, bajo el comando de un algoritmo.

Kriegman et al., PNAS, 2020

Como menciona un artículo de la Revista del Instituto Smithsoniano, el genetista e informático Michael Levin, uno de los que desarrolladores del proyecto, resaltó que la mayor cualidad de los organismos vivos por sobre los robots es la capacidad de autor regeneración, misma que se encontraría solucionada con los xenobots.

“Los sistemas biológicos son adaptables, flexibles y se reparan solos, no tenemos robots que puedan hacer eso”, declaró.

 

Según Levin, los dispositivos serían una “nueva forma de vida”, orgánica, programada, y relativamente autótrofa.

Dentro de los primeros usos para los xenobots que saltan a la vista se encuentran los médicos, ya que pueden encargarse de repartir medicamento por un organismo, custodiar partículas y empujarlas hasta depositarlas en su destino. Por otra parte, también se trataría de un robot perfecto, que no produce desechos, y que, por el contrario, podría utilizarse con fines ecológicos para combatir la contaminación.

 

Sin embrago no todo es luminoso, ya que diversos expertos han mencionado los alcances negativos que puede tener el desarrollo irresponsable de una tecnología con dichos alcances, pues los xenobots podrían resultar incluso en una poderosa arma biológica.

Hasta ahora se han continuado los experimentos con dichas células, los cuales ya han llevado a probar con tejido de otros seres vivos; además de buscar conseguir diseños más complejos que puedan ser alimentados, con el fin de alargarles la vida, pues hasta ahora, los desarrollados sucumben luego de una semana.

¿Tú que opinas?, ¿Es este el inicio de una nueva era en la robótica o un peligro latente para la humanidad?

 

TAGS EN ESTA NOTA: