compartir en:

La Procuraduría General de Justicia (PGJ) de la Ciudad de México comenzó la investigación para dar con los responsables de la muerte del abogado Pablo González Kúsulas, recién egresado de la Universidad de Berkeley, California.

Aunque el cuerpo del joven, de 28 años, no presentaba lesiones, los estudios químico toxicológicos de la necropsia determinaron que se encontraron diversas sustancias, en las que destacan rastros de alcohol y ciclopentolato, fármaco que se utiliza en gotas oftálmicas y sirve para dilatar la pupila antes de un examen ocular.

Este componente ha sido identificado por las autoridades como el mismo que utilizan las bandas de mujeres que drogan a los hombres en bares para poder robarlos; sin embargo, en altas cantidades puede ser mortal.

Cabe destacar que el pasado 22 de junio, el cuerpo de Pablo fue encontrado en Avenida Eugenia casi al cruce de la calle Georgia en la colonia Nápoles, alcaldía de Benito Juárez. Vecinos de la zona reportaron el hecho, por lo que acudieron elementos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana.

Versiones difundidas en medios nacionales, señalan que la víctima habría visitado un karaoke en Avenida Palmas, Lomas de Chapultepec, donde presuntamente fue secuestrado.

La PGJ reportó que ya identificó el automóvil al que abordó por última vez la víctima; asimismo, elementos de la Policía de Investigación (PDI) realizan trabajos de campo para buscar testigos e imágenes de cámaras de vigilancia que aporten datos para ubicar al o los probables responsables.

Pablo González Kúsulas trabajaba como abogado asociado senior para la firma Ritch, Mueller, Heather y Nicolau, S.C., ubicada en la Ciudad de México.

Se graduó de la Universidad Iberoamericana y contaba con un posgrado en Derecho Corporativo por el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), y un posgrado en Derecho de la Energía, en la Escuela Libre de Derecho.

Nota relacionada: Hombre muere en circunstancias misteriosas en calles de la Nápoles

Tercer ataque a un universitario

Con la muerte de Pablo González Kúsulas se suma el tercer ataque a un universitario egresado de una escuela privada, que ocurre en este mes, como es el caso de Norberto Ronquillo y el diácono Leonardo Avendaño.

Sin embargo, ningún de los tres casos tienen relación, ya que aún no se han determinado a los presuntos culpables de la muerte de Pablo; en el caso de Norberto, las autoridades capitalinas no han informado sobre los avances de la investigación; mientras que con Leonardo, la Secretaría de Seguridad Ciudadana continúan con las pesquisas.

Hasta el cierre de esta edición, la procuraduría capitalina no confirmó que la muerte del joven egresado de la Universidad de Berkeley, se trató de un secuestro; asimismo, la titular de esta dependencia Ernestina Godoy no se ha pronunciado al respecto para ofrecer algún dato relevante sobre el deceso del joven de 28 años.

ORF

TAGS EN ESTA NOTA: