compartir en:

Jerusalén.- El exministro israelí de Energía, Gonen Segev, fue condenado este miércoles a 11 años de prisión por actos de espionaje “con agravantes” a favor de la Inteligencia de Irán, a la que proporcionó información secreta con la intención de dañar la seguridad de Israel.

Segev  se declaró culpable de espionaje de su propio gobierno y revelar información de las reuniones que tenía con funcionarios de Irán.

"Como parte del acuerdo, Gonen Segev se declaró culpable de espionaje serio y transferencia de información al enemigo", subrayó el ministerio en un comunicado.

De acuerdo con la acusación del Tribunal de Jerusalén, el exministro se reunió con funcionarios de la Inteligencia iraní en repetidas ocasiones durante los últimos seis años, incluso dos veces en Teherán, lugar al que viajó con un pasaporte no israelí, según el Shin Bet (Servicio de Seguridad).

Además, la fiscalía delcaró que Segev "llevó a cabo varias misiones con la intención de dañar la seguridad del Estado israelí”, según un reporte de la edición electrónica del diario de The Times of Israel.

“El acusado dio información secreta a los iraníes con la intención de dañar la seguridad del estado. Entre otras cosas, la información incluía la ubicación de las instalaciones de seguridad, los nombres del personal de seguridad. También dio a los iraníes docenas de piezas de información para dañar la seguridad del Estado", apuntó la acusación.

Gonen Segev negó en un principio las acusaciones en su contra y dijo que estaba tratando de actuar como un agente doble contra Irán, con la esperanza de regresar al Estado judío como un héroe. Sin embargo, terminó por aceptar su culpa y aceptar la sentencia.

El exfuncionario fue arrestado y extraditado en mayo pasado de Guinea Ecuatorial a Israel, posteriormente inició su procedimiento en una corte de Jerusalén en junio pasado.

En ese entonces se supo que había tratado de reunirse con veteranos de la Defensa israelí, expertos en temas relacionados con la seguridad y la infraestructura, y atraerlos para hacer negocios en Nigeria.

En coordinación con los iraníes, Segev supuestamente les ofreció la oportunidad de reunirse con personas estrechamente relacionadas con las autoridades nigerianas, que en realidad eran personas de la República Islámica. 

Segev, quien se desempeñó como ministro de Energía e infraestructura de 1995 a 1996 en el gobierno laborista del primer ministro Yitzhak Rabin, fue acusado en 2004 de intentar contrabandear 30 mil pastillas de éxtasis en Israel desde los Países Bajos con un pasaporte diplomático con una fecha de vigencia falsificada.

Vah

TAGS EN ESTA NOTA: