Muzaffar Ghanghro, médico pediatra de la ciudad de Ratodero, Pakistán, es señalado por presuntamente haber ocasionado un brote de VIH en menores al vacunarlos con jeringas que sacaba del bote de basura.

De acuerdo con información de The New York Times, el virus se ha detectado en 900 niños de la Ratodero, los cuales, debido a las condiciones de pobreza, acudían con el médico que cobraba el equivalente a dos pesos mexicanos.

Según se informó, Imtiaz Jalban, padre de uno de los niños afectados, acusó que el pediatra había sacado una aguja del bote de desechos para reusarla, e indicó que con ella inyectó a su hijo, a quien se le detectó VIH.

Nota recomendada: Mujer se convierte en la madre más longeva al dar a luz a los 67 años en China

Cuatro de los seis hijos de Jalban resultaron con VIH, de ellos, dos, Rida, de catorce meses, y Sameena, de tres años, fallecieron.

El médico fue acusado de negligencia, así como de homicidio voluntario, sin embargo, funcionarios de Salud del país señalaron que es poco probable que Ghanghro sea el único culpable del brote.

ACV 

TAGS EN ESTA NOTA: