compartir en:

Huixtla.- Durante la noche del jueves pasado, elementos de la Policía Federal y del Instituto Nacional de Migración (INM), detuvieron a 160 hondureños de la segunda caravana migrantes que ingresaron al país de manera ilegal.

En el municipio de Huixtla, Chiapas, se colocó un retén de policías y migración para frenan el paso de los indocumentados y poder llevarlos a la sede en Tapachula del INM e iniciar su proceso de deportación.

Por otro lado, la primera caravana continúa su recorrido, sin embargo, realizaron una modificación en la ruta, ahora se dirigirán hacia Matías Romero, Oaxaca, ya que es un camino más seguro para ellos; sin embargo, estas modificaciones han causado confusión entre los integrantes ya que no saben qué camino tomarán.

caravana migrante

Este contingente, se ha fraccionado ya que, al parecer, cada uno retomará el trayecto como mejor le convenga; pero también se ha reducido, pues el pasado jueves al menos 500 migrantes decidieron pedir su repatriación voluntaria.

Mientras tanto, Edgar Ramírez del Departamento de Seguridad Nacional de la Embajada de México en Estados Unidos, refirió que la caravana migrante no tendrá ninguna trato especial por tratarse de un grupo grande; además aseguró que la frontera será reforzada con el apoyo de dos mil elementos de la Guardia Nacional y esperan la llegada de cinco mil 200 militares.

Señaló que los migrantes deberán abstenerse de entrar ilegalmente a territorio estadounidense, ya que eso conlleva un crimen y para permanecer en el país deben solicitar asilo o protección, un trámite que puede tardar.

Vah

TAGS EN ESTA NOTA: