Redacción

Hoy, 21 de julio, se celebra el Día Mundial del Perro, una festividad que además de agasajar a nuestros lomitos busca crear conciencia sobre las alarmantes cifras de maltrato y abandono que sufre esta especie conviviendo de forma cercana con los seres humanos.

 

UNA HISTORIA COMPARTIDA

Luego de casi 15,000 años de convivencia con los seres humanos, es imposible restar importancia a los perros en la sociedad. Y es que la relación que comenzó en los primeros asentamientos humanos, siendo los canes un efectivo instrumento para la caza, se ha mantenido a través de los siglos, trascendido el ámbito de la subsistencia y llegado a convertir a seres de esta especie en parte de millones de familias humanas alrededor del mundo.

 

NÚMEROS ROJOS

Sin embargo no todos los perros tienen la suerte de pertenecer a un hogar, ya que según cifras reveladas por la Brigada de Vigilancia Animal Ciudadana de la Secretaría de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México, sólo en territorio hay cerca de 1,200,000 canes en situación de calle; lo cual contribuye a hacernos con el deshonroso primer lugar en Latinoamérica por perros sin hogar, con un aproximado de 25 millones, según INEGI.

Estos números se agravan si se toma en cuenta que la población animal se incrementa en un 20% al año gracias a la falta de esterilización de estos animales.

Por si esto no fuera poco, nuestro país se encuentra en el tercer lugar, también a nivel Latinoamérica, en maltrato animal.

 

ALGUNAS ALTERNATIVAS

Ante esta situación, las principales soluciones que han mostrado resultados favorables son la esterilización de animales domésticos, como perros y gatos, independientemente de su género; así como el apoyo a las brigadas de rescate animal locales y a la adopción de animales reacatados, con lo cual, además de reducir la creciente tasa de natalidad animal ayudas a brindar una mejor calidad de vida a estos pequeños.

 

Por último, si tienes un lomito en casa, recuerda que no basta con alimentarlo, bañarlo o jugar con él para mantenerlo saludable, pues el cuidado veterinario es irremplazable y debe realizarse a conciencia por lo menos una vez al año, permitiendo la detección y tratamiento de enfermedades crónicas, así como el monitoreo de su sano crecimiento.

 

Con información de desdepuebla,com y thehappening.com

 

MFD.

TAGS EN ESTA NOTA: