compartir en:

El cuidado de la piel es un aspecto importante de la salud e higiene humanas, ya que se trata del órgano más grande de nuestro cuerpo; pero en el caso de la gente que padece diabetes estos deben optimizarse al máximo, ya que factores comunes como la humedad, resequedad o heridas constituyen un foco de infección, logrando problemas mayores.

Comencemos por decir que la diabetes es un trastorno metabólico cuyos efectos se caracterizan por un aumento en los niveles de glucosa, debido a los estragos que ocasiona en el páncreas, órgano productor de la hormona insulina, encargada de regularlos.
En lo concerniente a la piel, uno de los efectos colaterales de la diabetes en el cuerpo es el debilitamiento del sistema inmunológico, responsable de defender al cuerpo de agentes externos, por lo que la cicatrización de heridas y la respuesta natural del cuerpo se ven disminuidas, permitiendo infecciones que se pueden agravar considerablemente.

Dentro de las recomendaciones básicas para toda persona que vive con diabetes se encuentran:

 

  • Beber agua: La piel diabética suele presentar un estado constante de resequedad, por lo cual es importante ingerir una cantidad idónea de líquidos diariamente y colocar capas de crema hidratante o bloqueador solar.
  • Baños de agua tibia: Se recomienda el uso de agua tibia durante el baño si no se tolera la fría, ya que el baño con agua muy caliente tiende a resecar la piel. El jabón para baño también debería ser neutro (sin olor ni color) y las duchas con poca duración.
  • Evitar la humedad: Resulta importante mantener la piel lo suficientemente hidratada, pero es necesario mantener libre de humedad zonas como los pies, ingles o axilas, ya que se corre el riesgo de padecimientos ocasionados por hongos o heridas por fricción.

Entre las zonas del cuerpo a las que se debe prestar mayor atención se encuentran:

  • Pies: Son una de las zonas más susceptibles debido a sus características. Es necesario usar calzado lo suficientemente cómodo, amplio y si se requiere con una plantilla almohadillada, con el fin de evitar callosidades o lesiones de fricción. Otro aspecto importante es el cuidado de las uñas, por lo que se sugiere la atención de un podólogo, a fin de evitar que se encarnen.
  • Rostro: Esto abarca el uso de productos cosméticos. Se sugiere el uso de aquellos que tengan componentes hidratantes, hipoalergénicos y que estén libres de perfumes o componentes irritantes. Los doctores recomiendan el uso de fórmulas con pocos ingredientes, así como una prueba previa de los mismos, a fin de evitar reacciones alérgicas.
  • Piel Genital: Por tratarse de una zona especialmente delicada, se recomienda constante revisión y cuidado. Los niveles de azúcar en la sangre influyen mucho en su cuidado, ya que esto interviene en gran medida las infecciones urinarias o por hongos.Además de esto resulta muy beneficioso el mantener un consumo abundante de líquidos y evacuaciones oportunas de orina según lo requiera la vejiga. Por último se sugiere el uso de ropa de interior con materiales hipoalergénicos como algodón y evitar las duchas vaginales.

Finalmente, la revisión constante se constituye como la medida más importante, ya que incluso las lesiones más pequeñas, si son lo suficientemente profundas, pueden ser muy peligrosas, por lo cual se recomienda informar a su doctor de cualquier herida para saber si requiere mayor atención.

 

TAGS EN ESTA NOTA: