compartir en:

Ciudad de México.- Es una gran reserva que provee de a los mantos acuíferos de la Ciudad de México, se encuentra entre las delegaciones Milpa Alta, Tláhuac e Iztapalapa, hoy la Sierra de Santa Catarina está muriendo... Sufre de grave enfisema pulmonar. 

Alguna vez esta zona boscosa fue considerada como uno de los pulmones más importantes de la capital del país, pero a consecuencia de la indiscriminada explotación minera, asentamientos irregulares, tiraderos de basura y sobreexplotación del suelo para utilizarlo como material de construcción, está al borde de colapsar y extinguirse, revela un reportaje dado a conocer por la agencia Notimex. 

Ubicada al sur oriente de la Ciudad de México, la Sierra de Santa Catarina posee una extensión de 2 mil 900 hectáreas, y está formada por los Volcanes Xaltepec (Cerro de la Cruz), Tecuauhtzin o Santiago, Guadalupe o El Borrego y el de La Caldera, ubicado en el Estado de México. También forman parte de este sitio los cerros Yohualixqui, Tetecón y de la Estrella. 

“El paisaje que se puede ver es de contrastes, porque mientras hay todavía parcelas agrícolas que se trabajan o se rentan para la siembra, al lado se pueden contemplar dunas de arena negra, que dejan a su paso los camiones de las empresas mineras, en lo que parece una intensa lucha entre la naturaleza y la destrucción de la mano del hombre”, señala Notimex. 

Desde la llegada de Hernán Cortés a nuestro país, el sitio registra explotación minera debido a que las características de su suelo y rocas es de un material muy codiciado por las constructoras que es el tezontle, que sirve para sacar arena, graba y hormigón. 

Pedro Moctezuma Barragán, coordinador del Programa para la Sustentabilidad de la Universidad Autónoma Metropolitana, destacó que esta situación se agravó desde el último cuarto del siglo pasado, cuando se empezó a extraer material de una manera tal que puso en peligro la cualidad de esta sierra, como proveedora de agua para la Ciudad de México. 

“Se trata de una zona muy permeable que a diferencia del Ixtacciháutl o el Popocatépetl, el Ajusto u otras montañas que se han promocionado como fábricas de agua; la Sierra de Santa Catarina, es tan permeable que permite que en lugar de que el agua llegue a los acuíferos en 100 años, llega en cosa de dos o tres meses... Por tanto, representa una alternativa de abasto que no podemos perder, más cuando hay un proceso soterrado de privatización, pues se ha concesionado el agua a empresas refresqueras que usan agua de esta sierra, en lugares donde la gente carece de este vital líquido”, precisó. 

Los problemas que están evitando que se cumpla el ciclo natural del agua para penetrar a los mantos acuíferos, continúa Moctezuma Barragán, es que no se está protegiendo a la Sierra de Santa Catarina como debería hacerse. 

En 1992 se declaró zona de desarrollo controlado, y después se decretó como zona ambiental protegida. Sin embargo, sólo están protegidas 750 hectáreas, de las más de 2 mil 900, es decir, apenas una tercera parte de la Sierra de Santa Catarina. 

 

Fuente: Notimex

TAGS EN ESTA NOTA: