compartir en:

WASHINGTON.-  El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, impuso mayores sanciones al banco central iraní, en un intento por asfixiar económicamente a Irán.

En declaraciones hechas a periodistas en la Casa Blanca, Trump calificó al castigo contra la República Islámica como “el mayor impuesto nunca contra un país” y ha asegurado que apuntan “a lo más alto” de la jefatura iraní. 

"Irán sabe que, si se portan mal, tendrán los días contados. Lo están haciendo mal", afirmó.

En tanto, el secretario del Tesoro de EE.UU., Steven Mnuchin, que acompañó a Trump en la instancia, explicó que el Tesoro también sancionó hoy al Fondo de Desarrollo de la República Islámica, el fondo soberano de inversión iraní cuyo objetivo es usar las ganancias de la venta de gas y petróleo para el desarrollo del resto de la economía persa, según detalla en su web.

El gobierno estadounidense acusa al banco central iraní de haber financiado desde 2016 con miles de millones de dólares a la Guardia Revolucionaria iraní, a la Fuerza al Quds y al grupo chií libanés Hizbulá, todos ellos considerados grupos terroristas por Washington.

Las sanciones anunciadas por el presidente llegan antes de que el Pentágono y los asesores de seguridad nacional de la Casa Blanca entreguen la lista de posibles objetivos para un eventual ataque.

Aunque las sanciones económicas pueden ser una vía para evitar un conflicto militar abierto con el régimen de Hasán Rohaní, el mandatario estadounidense ha insistido en que “la opción militar siempre es una posibilidad".

DCVC

TAGS EN ESTA NOTA: