compartir en:

Washington.- El pasado miércoles, los estadounidenses quedaron envueltos en la confusión ante la noticia de la aparente renuncia de Donald Trump, pues comenzaron a circular varios ejemplares de The Washington Post con el titular "Sin Presidencia".

El subtítulo señalaba que el mandatario se había marchado repentinamente de la Casa Blanca y que ello implicaba el fin de la crisis en el gobierno

En la nota se explicaba que el republicano escribió su renuncia en una servilleta, y que emprendió un viaje a Yalta, Crimea, donde se reunieron líderes de los aliados durante la Segunda Guerra Mundial.

Sin embargo, la noticia resultó ser falsa y más aún la edición que se había publicado. La portavoz del periódico, Kris Coratti, fue la que desmintió el hecho y dijo que era reprobable que alguien usara la imagen del medio para confundir a sus lectores.

"No toleraremos que otros den una imagen falsa de The Washington Post, y estamos profundamente preocupados por la confusión que ha causado a los lectores, por lo que estamos tratando de detener el uso indebido de nuestras marcas registradas".

Alrededor de 10 mil ejemplares falsos de uno de los periódicos más antiguos y respetados del mundo, fueron distribuidos a primera hora del miércoles afuera de la Casa Blanca, en la estación de trenes de la ciudad y en los alrededores del Capitolio, entre otros lugares icónicos de la capital estadunidense.

The Washington Post

Minutos después, los usuarios de Twitter subieron fotos de la portada y comenzaron a preguntar de qué se trataba; posteriormente el medio señaló que tanto los periódicos que eran distribuidos en el centro de la capital, como el sitio web que intentaba imitarlo, no eran productos propios y que ya investigaban a fondo el caso.

Al mediodía del miércoles, las copias se acumularon en los basureros de las calles, fue entonces cuando el colectivo de izquierda Yes Men -que suele hacer bromas en señal de protesta- se adjudicó el engaño.

Onnesha Roychoudhuri y L.A. Kauffman, las supuestas autoras de la acción de este miércoles, declararon que la intención era hacer ver a la gente que "la historia que cuenta el artículo es más razonable que nuestra realidad actual".

"Tuvimos mucho cuidado de ponerle una fecha futura (1 de mayo de 2019) y enmarcarlo esencialmente como ficción especulativa", dijo Kauffman a la radio NPR, y admitió que los lectores podrían confundirse por las similitudes con la edición verdadera del Post.

Ese mismo grupo imprimó más de un millón de ejemplares falsos de The New York Times en 2008, en los que anunciaba el fin de la guerra en Irak.

Con información de Notimex

TAGS EN ESTA NOTA: