Uno de los participantes en el ensayo clínico de la vacuna contra el coronavirus del gigante farmacéutico AstraZeneca, presentó una afección neurológica derivada de una vacuna contra el Covid-19.

El informe cuenta con detalle cómo la voluntaria del estudio, una mujer de 37 años previamente sana, “experimentó mielitis transversa confirmada”, después de recibir la segunda dosis de la vacuna. Fue hospitalizada el pasado 5 de septiembre.

Sin embargo, los "síntomas inexplicables" de un participante que llevaron a frenar los ensayos de la vacuna de AstraZeneca, podrían no estar relacionados con la misma en sí. Así se explica en un documento publicado por la Universidad de Oxford.

Las revisiones de seguridad habían comenzado después de que voluntarios de la candidata a vacuna desarrollaran síntomas neurológicos inexplicables como debilidad de las extremidades o cambios en la sensibilidad. 

Nota recomendada: Veto de Trump a TikTok y WeChat para EU entra en vigor en breve

Ahora Oxford asegura que, según los primeros datos, es muy poco probable que esos síntomas tengan que ver con la vacuna.

"Después de una revisión independiente, se consideró poco probable que estas enfermedades estuvieran asociadas con la vacuna o no hay pruebas suficientes para decir con certeza que las enfermedades estaban relacionadas con la vacuna", asegura el documento.

La noticia de la paralización de los ensayos fue un golpe duro para millones de personas pendientes de los avances de los diferentes proyectos de vacuna.

En todo caso, son incidentes normales en el camino de investigación de una vacuna y, de algún modo, incluso es una buena noticia, porque supone una garantía de seguridad en el medicamento que se prevé inocular a decenas de millones de personas.

DVC

TAGS EN ESTA NOTA: