EFE

LOS ANGELES.- El incidente más reciente de brutalidad policial en Estados Unidos, en el que un agente de Kenosha (Wisconsin) disparó siete veces en la espalda al afroamericano Jacob Blake, reavivó las protestas raciales y generó un inédito boicot en la NBA y de otras ligas profesionales.

No solo en Wisconsin surgieron manifestaciones diarias contra la violencia policial contra las minorías raciales, sino que otros estados, como California, Minnesota o Nueva York, también acogieron numerosas protestas; una situación que no agrada al presidente estadounidense, Donald Trump.

Estas reivindicaciones llegan en un contexto en el que las protestas y disturbios raciales han resurgido en los últimos meses en EE.UU. desde el pasado 25 de mayo, tras la muerte de otro afroamericano, George Floyd, quien falleció asfixiado por un policía blanco en Minneapolis (Minnesota).

 

EL DEPORTE EN EE.UU. SE PARALIZA

El mundo de los deportes en EE.UU., incluyendo las ligas profesionales de futbol y beisbol y la liga femenina de baloncesto, puso pausa a sus competiciones como muestra de rechazo al incidente del pasado domingo en el que Blake recibió siete disparos en la espalda por parte de un policía, dejándolo parapléjico.

Se espera que la competición de la NBA se reanude a partir del viernes para cumplir con los compromisos adquiridos con las cadenas de televisión, que no pagarán los derechos si la temporada se suspende.

Tras una primera reunión esta mañana entre los jugadores, la decisión fue la de seguir con los playoffs, mientras que esta tarde habrá otra con los dueños de los equipos y dos baloncestistas por equipo.

Por otro lado, Nneka Ogwumike, la presidenta de la Asociación de Jugadores de la WNBA, la liga profesional de baloncesto femenino, señaló que esta paralización simboliza unos días de "reflexión".

"Esto no es una huelga. Esto no es un boicot. Esto es, afirmativamente, un día de reflexión. Un día de acción informada y movilización", dijo Ogwumike en declaraciones a la cadena deportiva de televisión ESPN.

TRUMP CARGA CONTRA LA NBA

Esta respuesta casi unánime por parte del mundo deportivo profesional no ha sentado bien a Trump, que ha pasado a la carga contra los impulsores de este movimiento, los jugadores de la NBA.

A este respecto, Trump opinó este jueves que la NBA se ha convertido en una organización política y señaló que eso "no es bueno", después de que los jugadores decidieran acabar con su boicot temporal a la liga.

"Se han vuelto como una organización política y eso no es bueno. No creo que sea bueno para el deporte ni para el país", indicó Trump a los periodistas en respuesta a una pregunta sobre la protesta de los jugadores.

Aun así, apuntó que no sabe mucho sobre ese boicot: "No sé mucho sobre las protestas de la NBA. Sé que sus índices (de audiencia) han sido muy malos porque opino que mucha gente está un poco cansada de la NBA", dijo el mandatario durante una visita a la sede de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, en inglés) para informarse sobre los daños causados por el huracán Laura.

JLR

TAGS EN ESTA NOTA: