compartir en:

Ciudad del Vaticano.- El Papa Francisco y el líder palestino Mahmoud Abbas pidieron hoy a la comunidad internacional un “renovado compromiso” para “reactivar el proceso de paz” que incluya a los judíos en Medio Oriente y haga realidad la solución de los dos Estados. 

Esto durante un encuentro a puertas cerradas que sostuvieron ambos en la biblioteca papal del Palacio Apostólico Vaticano, que inició con un abrazo y un beso entre ambos (en la antecámara de la biblioteca) y que duró unos 20 minutos. 

“Una atención particular se reservó al estatuto de Jerusalén, subrayando la importancia de reconocer y preservar su identidad y valor universal de ciudad santa para las tres religiones abrahámicas”, precisó una declaración del Vaticano, sobre lo comentado entre los líderes. 

Otros aspectos que aparecieron en el “cordial coloquio”, como fue catalogado por la Santa Sede, incluyeron el camino de reconciliación dentro del pueblo palestino, en referencia a la accidentada relación entre la Organización por la Liberación de Palestina y Hamas. 

También se abordaron “los esfuerzos para volver a activar el proceso de paz entre israelíes y palestinos, y alcanzar la solución de los dos Estados”, esperando que las naciones puedan salir al encuentro de “las legítimas aspiraciones de ambos pueblos”. 

Se consideró el “papel positivo” de los cristianos y de la actividad de la Iglesia católica en la sociedad palestina, marcada por el acuerdo global de 2015 con el cual el Vaticano reconoció por primera vez al Estado Palestino. 

“Sobre los demás conflictos que afligen el Medio Oriente y sobre la urgencia de favorecer caminos de paz y de diálogo, (se contó) con la contribución de las comunidades religiosas, para combatir cualquier tipo de extremismo o de fundamentalismo”, añadió la declaración vaticana. 

Esta es la primera vez que Francisco y Abbas se reúnen tras la controvertida mudanza de la embajada estadunidense de Tel Aviv a Jerusalén, decisión anunciada por el presidente de Estados Unidos Donald Trump en diciembre de 2017. 

Esa decisión afecta seriamente la fórmula de dos pueblos en dos Estados, impulsada por la Santa Sede y otros actores de la comunidad internacional, porque la misma tenía como condición necesaria el que ninguno de los Estados tomase a Jerusalén como su capital. 

Al final de la audiencia privada de este día en el Vaticano, el Papa le entregó al presidente palestino una copia de su más reciente mensaje para la Jornada Mundial de la Paz, a lo cual Abbas replicó: “recemos por la paz en este periodo de Navidad”. 

La delegación palestina estaba compuesta por 16 personas, cada una de las cuales saludó de mano al pontífice y este, antes de despedirse, le dijo al mandatario: “Estoy contento por este encuentro: contamos con usted”. 

Tras despedirse de Jorge Mario Bergoglio, el líder palestino se reunió, también en privado, con el responsable para las Relaciones con los Estados de la Santa Sede, Paul Richard Gallagher.

(Notimex)

TAGS EN ESTA NOTA: