compartir en:

Si bien en Francia el relleno ilimitado gratuito de refresco de dispensador es una practica inusual, nunca se habría pensado en volverlo algo ilegal.

Pues ahora, un decreto gubernamental prohíbe que restaurantes, hoteles y servicios de banquetes permitan que sus consumidores rellenen gratuitamente sus refrescos. La medida tiene como objetivo combatir la obesidad.

La prohibición al relleno gratuito de refrescos es parte de una amplia ley de salud pública que se aprobó el año pasado.

En ese momento, la ministra de Salud, Marisol Touraine, explicó que quería evitar que se extendieran a Francia las políticas de relleno de gratuito que son comunes en otros países.

La medida se aplica a todos los refrescos azucarados.

Francia tiene uno de los índices de obesidad y sobrepeso más bajos entre las naciones desarrolladas, pero las estadísticas de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), con sede en París, muestran que la cifra va en aumento.

TAGS EN ESTA NOTA: