Por Aaron Cruz Soto 

Ciudad de México.- Desde hace varios años, Salvador Munguía ha denunciado el excesivo ruido y problemas que ha generado la remodelación de la estación Villa de Cortés del Sistema de Transporte Colectivo (STC) Metro.

Lo ha hecho ante la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial de la Ciudad de México (PAOT), ante la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), el gobierno de la alcaldía Benito Juárez, el Gobierno de la Ciudad de México, pero hasta hoy no ha recibido una respuesta clara.

En una ocasión, contó al Diario de México, que un funcionario le dijo que mejor se comprará unos tapones para los oídos.

Aaron cruz soto

La PAOT establece que la norma en materia de ruido pone como límite máximo, 65 decibeles en horario diurno y 62 decibeles en horario nocturno.

Esto aplica a bares, antros, discotecas, salones de fiesta, fábricas, talleres, restaurantes, bancos, imprentas y demás establecimientos que generen ruido o vibraciones.

Por otro lado, la Secretaria de Protección Civil de la Ciudad de México define que la contaminación acústica es el exceso de sonido y ruidos que alteran las condiciones normales del ambiente, es generada por las actividades humanas. La cual produce efectos negativos en la salud de las personas.

 

Entre las afectaciones físicas están: aumento en la presión arterial, modificación del ritmo respiratorio, tensión muscular, agudeza de visión, dolor de cabeza y silbidos en los oídos.

Aaron cruz soto

Según de la PAOT, de enero a julio del 2019 se han presentado 549 denuncias por exceso de ruido en establecimientos mercantiles, fábricas y obras de desarrollos inmobiliarios.

La norma ambiental NADF-005-AMBT-2013 de la Secretaría de Medio Ambiente de la Ciudad de México establece 65 decibeles para el horario de 6:00 a 20:00 horas y de las 20:00 horas en adelante, de 62 decibeles el máximo de ruido permisible.

 

Solamente en Benito Juárez se han presentado 69 denunciar por estos hechos en 2019. 

Por otro lado, los vecinos de Villa de Cortés han señalado la invasión de la Plaza Victoria, que se encuentra a un costado del Metro, pues la construcción la utiliza para colocar materiales, en especial durante la noche.

Aaron cruz soto

 

Gabriela Ortega, ex coordinadora del Comité Ciudadano de Villa de Cortés, indicó que en 2016 se habló con Jorge Gaviño, entonces director del Sistema de Transporte Colectivo (STC), sobre la obra, pero se acordó que el inmueble sería para oficinas y servicios del Gobierno de la Ciudad de México, por ejemplo, tomas de presión, abogado gratuito, etc.

Los vecinos aceptaron el plan de remodelación para poder cruzar la Calzada de Tlalpan de forma más segura y gratuita. Además, los habitantes pidieron un paso de ciclistas y se aseguró que la construcción duraría un año, pero todas esas promesas no fueron ciertas.

 

“Ellos le llaman integración, pero quitaron fácil unos cuatro o cinco árboles, las áreas verdes fueron removidas”, declaró Gabriela Ortega a Diario de México.

Aaron cruz soto

Indicó que ya llevan tres años en la construcción y que la remodelación no ha mejorado la movilidad, además, se tiene planeado colocar un Trolebús, pero la salida del Metro está orientada de manera inadecuada pues los usuarios tendrán que dar una vuelta para poder tomar su transporte.

“Antes de que se iniciará la obra se hicieron remodelaciones con la Autoridad del Espacio Público, se iban a poner biciestacionamiento ¡Que no están! Ahorita se echan la bolita de ¿Dónde están los biciestacionamientos? Cuando fue algo que ya se había pagado”, preguntó Gabriela Ortega.

El resultado de todo ha sido el enojo de los vecinos, como Salvador Munguía, la remodelación no ha beneficiado a los colonos de la zona.

 

 

TAGS EN ESTA NOTA: