EFE

Cleveland.- Uno de cada tres padres no tiene previsto poner la vacuna contra la influenza a sus hijos este año a pesar de que coincide con la pandemia del coronavirus, según encuesta nacional sobre salud infantil del Hospital del Niño C.S. Mott y la Universidad de Michigan publicada este lunes.

Un 32% de los padres dice que es poco probable que su hijo reciba la vacuna contra la influenza este año, y las razones más comunes incluyen preocupaciones sobre los efectos secundarios de esta medida preventiva y la creencia de esta no es necesaria o efectiva.

Por otro lado, un 14% de los padres dicen no buscarán la vacuna contra la gripe porque mantienen a los niños alejados de los lugares de atención médica debido a la Covid-19 y un 9% dice que su hijo tiene miedo a las agujas o no quiere vacunarse contra la gripe.

Y es que, a pesar de las recomendaciones de salud pública sobre la importancia que las personas de todas las edades se vacunen contra la influenza estacional este año, los resultados de la encuesta de Mott indican que no todos los padres están escuchando este mensaje.

Según la encuesta, sólo 34% de los padres cree la vacunación contra la influenza es más importante este año, y casi todos los que lo hicieron el pasado año tienen la intención de hacerlo de nuevo este año.

Mientras, entre los padres cuyos hijos no recibieron la vacuna contra la influenza el año pasado, sólo 28% indicó que es probable que su hijo reciba la vacuna contra la influenza este año.

La encuesta a su vez expuso que, para algunos padres, la pandemia tiene un impacto negativo en su voluntad de llevar a su hijo a un entorno de atención médica para recibir la vacuna contra la influenza u otros servicios, debido a la preocupación por la exposición al virus.

La encuesta revela la importancia de la orientación por parte de los proveedores de salud para la administración de la vacuna.

Entre los padres que informan que el médico de su hijo recomienda encarecidamente la vacuna contra la influenza este año 92% tiene la intención de que su hijo sea vacunado, en comparación con el 62 % de aquellos cuyo proveedor de salud simplemente les insta a hacerlo y 40% que no recuerda ningún consejo médico en este sentido.

Según el análisis de resultados, los proveedores de salud infantil pueden necesitar brindar orientación proactiva sobre la vacuna contra la influenza durante las visitas en la primavera y el verano.

Además, la encuesta Mott resalta que algunos proveedores enfocan su discusión en las vacunas específicas que se administrarán durante la visita al consultorio de ese día, pero excluye la discusión sobre la vacuna contra la influenza para los niños que no están programados para visitas al consultorio durante la temporada de vacunación contra la influenza.

TAGS EN ESTA NOTA: