compartir en:

Ciudad del Vaticano.- El nuevo escándalo revelado en días pasados, sobre el abuso sexual de al menos mil niños por unos 300 sacerdotes, en un periodo de 70 años, en Pensilvania, Estados Unidos, ha pegado hondo en El Vaticano, cuyas reacciones se están dando a conocer este jueves. 

En la página web oficial de noticias de la Santa Sede, Vatican News, fue publicado un texto donde la Iglesia Católica muestra su sentir por este informe dado a conocer por un Gran Jurado estadunidense. 

“Es doloroso para quien sea que lo lea, en particular para los sobrevivientes a los abusos sexuales y para sus familias”, se lee en el texto. 

Además, cita una declaración de la diócesis de Filadelfia: 

“Estamos profundamente apenados por su dolor y seguimos en el camino de la sanación”. 

Agrega una declaración del obispo de Pittsburgh quien advierte que “en ningún modo” se quiere “disminuir el dolor surgido” del reporte de más de 900 páginas redactado tras dos años de investigaciones. 

“El informe es el más completo elaborado jamás por una institución gobernativa en los Estados Unidos sobre casos de abusos. Además de los nombres mencionados en el expediente, emerge sobre todo la acusación de que la Iglesia tenía su propio ‘guión’ para cubrir los casos”, destaca el reporte de Vatican News. 

El portal de noticias de El Vaticano reconoció que entre los clérigos existía una estrategia sistemática para encubrir los abusos sexuales. Además, resaltó que la diócesis de Scranton publicó en su sitio web los nombres de 70 culpables, sacerdotes y laicos, incluidas personas que no son mencionadas en el informe del Gran Jurado. 

También indicó que la diócesis de Erie citó a 34 abusadores, informando incluso sobre los lugares donde viven, además de indicar los nombres de 31 culpables fallecidos 

“Nos comprometemos a proseguir e intensificar los cambios positivos para garantizar que tales atrocidades no vuelvan a ocurrir nunca más (...) No hay nada que tomemos más en serio que la protección de aquellos que atraviesan nuestras puertas”, puntualizó. 

Por lo pronto, ni el Papa ni la sala de prensa de la Santa Sede se han manifestado de manera pública sobre el escándalo en Estados Unidos, que ha captado la atención de los medios informativos en todo el mundo. 

Distinguían con cruces de oro a sus víctimas 

La investigación dada a conocer por el Gran Jurado, es la más exhaustiva que se ha realizado sobre abuso sexual de sacerdotes católicos en Estados Unidos y fue revelada el pasado martes 14 de agosto por el fiscal general de Pensilvania, Josh Shapiro. 

Entre los detalles del informe, existen evidencias de curas distinguían a sus víctimas con cruces de oro. Tambien destaca que “algunos (de los menores) fueron manipulados con alcohol o pornografía. A algunos les hicieron masturbar a sus agresores, o fueron manoseados por ellos. Algunos fueron violados oralmente, algunos vaginalmente, algunos analmente”. 

Un caso de la diócesis de Erie pone en evidencia el encubrimiento sistemático entre los miembros de la Iglesia Católica. El documento narra que un sacerdote confiesa al obispo que violó al menos a 15 niños. En lugar de que el cura recibiera algún castigo o fuera denunciado por este hecho, el obispo lo felicitó por su sinceridad y por su avance en contra de esta adicción (pederastia).  

TAGS EN ESTA NOTA: