El Cha!, un diseñador de música

Por Carlos Meraz

Cuenta la leyenda urbana que los días de El Cha! tienen 25 horas y aún así hasta se despierta una hora antes para aprovechar la jornada... ¡Carpe diem!, esa locución latina concebida por el poeta romano Horacio que significa “aprovechar el día” y que se hiciera famosa en la película Dead Poet Society (La Sociedad de los Poetas Muertos), es también la frase de salvación que lo ahuyentó de la carrera de dentista y lo acercó a sus dos principales pasiones: el rock pop y el diseño gráfico.

A sus 52 años, el trabajo apremia y el amor puede esperar, la vida del músico y diseñador gráfico la divide entre su función de bajista de las bandas de rock Fobia, Moderatto y Gran Sur, la locución en el podcast Convoy (de lunes a viernes de 9 a 11 horas) y en su despacho de diseño gráfico Hula Hula también en semana inglesa.

Quizá porque Javier Ramírez estaba genéticamente condenado a ser odontólogo, algo que le causaba, por definirlo de alguna forma, una suerte de fobia, surgió el apodo de El Cha!;  de la misma manera que Xavi Moderatto es su otro álter ego para que lo que empezó como una broma se transformara en una redituable alineación de tributo y sátira al sonido y estética del heavy glam.

Ni siquiera el inicio del confinamiento detuvo a Fobia para ofrecer un insólito concierto en línea y sin público, el 21 de marzo en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris; como tampoco fue impedimento para que Moderatto actuara en la última fecha de la edición 21 del Festival Vive Latino en pleno semáforo naranja o celebrara el primer autoconcierto, el pasado 7 de agosto en el Foro Pegaso.

“Vienen más conciertos pandémicos con Fobia y Moderatto para finales de año, con las medidas indispensables ante la emergencia sanitaria. Y también hace una semana lanzamos el videoclip, grabado en la cuarentena, titulado Buena suerte, de Gran Sur y bajo la direccion de Guillermo Llamas“, expresó.

EL BAJISTA QUE APAPACHA

En un ejercicio de ping pong periodístico, Javier Ramírez participa en un retrato hablado donde cada respuesta describe al ser humano detrás del personaje de El Cha!, en una suerte de charla de diván, a través del cuestionario de Proust, en una conversación diferente con un músico ídem.

— ¿Con qué personaje de la historia te identificas?

— Con Sergio Arau, de Botellita de Jerez.

—¿A quién te hubiera gustado conocer?

— A Jesucristo. Me da muchísima curiosidad saber cómo era para poder haber armado todo lo que hizo y después de tanto años siga presente.

— ¿Qué maestro te hubiera gustado que te diera clases?

— Fíjate que tengo mucha suerte, porque muchos de las personas que considero maestros he tenido tuve chance de conocerlos, de haber platicado con ellos y seguir en contacto, desde músicos, dibujantes e ilustradores.

— Si no hubieras sido hombre, ¿qué mujer te hubiera gustado ser?

— Olvido Gara, mejor conocida como Alaska. Me fascina la época glam en que surgió, a principios de la década de los ochenta, con la Movida madrileña y como chica Almodóvar en la primera película del cineasta español.

— ¿Si pudieras elegir en quién reencarnar a quién escogerías?

— John Lennon.

— ¿Qué personaje del Mago de Oz serías?

— El Mago, porque tiene como una imagen grandiosa, aunque en realidad es un sujeto chiquito.

— ¿A quién le pedirías un autógrafo?

— Soy súper pide autógrafos y hasta los enmarco. El que más atesoro es el de Stan Lee.

— ¿Qué superpoder te encantaría tener?

— El anillo de Linterna Verde, porque es el que más poderes tiene y funciona en base a fuerza de voluntad y de creatividad.

— ¿Quiénes son tus héroes en la vida real?

— A varios amigos los veo como superhéroes, pues cuando estamos tocando digo: “¡Güey, cómo se le ocurrió!, ¡cómo toca! y ¡cómo compone!”. Ellos son Paco (Huidobro, guitarra de Fobia), Sofi (Mayen, vocalista de Gran Sur) Iñaki (Vázquez, integrante de Fobia y Gran Sur), Elohim (Corona, baterista de Moderatto y Gran Sur), Jay (de la Cueva, miembro de Fobia y Moderatto) y de la radio están Rulo, Olallo Rubio y amigos míos que han estado aquí en el despacho, como Aldo Lugo y  Juanito Nares.

Pero también mis papás que lograron hacer muchas cosas, desde que llegaron a la capital procedentes  de un pueblito de Tancítaro, Michoacán, y se construyeron una vida justo como ellos querían.

— ¿Qué fotografía o imagen nunca colgarías en tu sala?

— Nada en particular.

— ¿Qué tema ajeno te hubiera encantado componer?

— Admiro mucho a los compositores, porque yo no tengo ese don y no podía decir alguno en particular. Me gustan desde las canciones de Ramones hasta Bohemian Rhapsody, de Queen.

— ¿Qué canción crees que al escucharla varias veces puede ser equivalente a una tortura?

— Es una cuestión muy personal, no me gusta mucho el merengue o la salsa, pero ¿no sé si pueda torturar a alguien con ello? Ahora, si le agregas que la vas a a oír 24 horas y le aplicas que tampoco vas a dormir y no te vamos a decir si es de día o de noche, la que pongas siempre será una tortura.

— ¿Si tuvieras el DeLorean de Volver al Futuro, irías al pasado o al futuro?

— Me iría al futuro para ver qué va a pasar y más como están ahorita las cosas, y así ver si saldremos alguna vez de la pandemia.

— ¿Ante qué personaje que coincidieras en la calle optarías por cambiar de acera?

— Ante un exsocio de mi estudio de diseño... sólo diré que es la persona que más me ha defraudado, traicionado y desilusionado.

— ¿Cuál es tu mayor extravagancia?

— Para la persona que soy y a lo que me dedico no me considero una persona tan extravagante.

— ¿Cuál es tu pasatiempo?

— Trabajar.

— ¿Qué es lo que menos te gusta de tu aspecto físico?

— Mi nariz y cachetes.

— ¿Qué hábito ajeno no soportas?

— Que no te escuchen.

— ¿De qué palabra abusas?

— “Hijo”, al final de cada oración.

— ¿Cuál es tu fobia?

— A las alturas.

— ¿Qué platillo comerías antes de ser fusilado?

— Un filete termino medio, con puré de papas, espinacas y tres chelas.

— ¿Cuál ha sido tu concierto favorito?

— Electric Light Orchestra, con Jeff Lynne, en L.A.

— ¿Cuál es tu placer culpable en la música?

— Siento que es un símbolo de status esto del placer culpable. Me he abierto a escuchar lo que los demás escuchan y por qué lo hacen y así ya no hay placeres culpables.

— ¿Qué canciones describen tu personalidad?

The Diary of Horace Wimp, de Electric Light Orchestra.

— ¿Qué película marcó tu vida?

— La Sociedad de los Poetas Muertos, porque justamente mis papás querían que yo fuera dentista, como ellos, y no les latía nada que yo fuera músico y no me atrevía a enfrentarlos. 

Así que los invité al cine, pero sólo a ellos dos y yo no fui, y cuando llegaron a casa estaban asustados por el desenlace de la película. Pensaban que yo me podía suicidar, como en la cinta. Al final lo entendieron y creo que si no hubiera existido esa película seguramente hoy sería odontólogo.

— ¿Cuál fue el último libro que leíste?

The Laws of Human Nature, de Robert Greene. 

— ¿A qué político le darías un pastelazo?

— A Salinas y a Calderón.

— Si fueras presidente de México, ¿cuál sería tu gabinete ideal?

— No conozco políticos, pero me iría por amigos que sé que hace muy bien su trabajo, No sé en qué posición, eso ya luego lo vería, pero serían Rulo, Sopitas, Olallo, Iñaki y Arturo Rodríguez, éste último de la revista Proceso. Ellos me ayudarían a terminar de escoger a los demás miembros del gabinete.

— ¿Cuál es tu máxima favorita?

— “No hay prisa... pero no hay tiempo que perder” y “¡So caballo, soo!”.

— ¿Qué estarías haciendo si el dinero no importara?

— Soy muy afortunado, porque todas las cosas que me imaginé de chavito, las acabé haciendo de grande y las hago por gusto.

—¿Tienes algún chiste que te fascine?

— Me encanta el juego de palabras. Soy súper simple, del humor blanco de los años setenta. Un ejemplo serían los Thompson Twins, que ni se apellidan Thompson ni son Twins.

—¿Qué te hace reír?

— Muchas cosas, soy muy simplón. El humor entre más simple, más me hace reír.

— ¿Qué te hace llorar?

— No sólo lloro por tristeza, sino por muchas cosas. El rango de cosas que me hacen llorar es muy amplio.

— ¿De qué te arrepientes?

— De no haber tenido más contacto con mi papá, antes de que falleciera hace cinco años, de no haber platicado más con él y saber sus orígenes.

Me hubiera gustado hacer un documental de mis papás, de cómo llegaron a la ciudad, del país que les tocó vivir y cómo lograron armar todo lo que tienen.

— ¿Cuál es tu idea de la felicidad perfecta?

— La felicidad perfecta te la vas encontrando y conforme pasa el tiempo te das cuenta que la felicidad no viene de afuera sino de adentro. Con esto de la pandemia me he dado cuenta que con pocas cosas te la puedes pasar muy bien.

— ¿Cómo se titularía la película de tu vida?

— “Cha!, the ride”.

— En la última cena de tu vida, ¿quiénes serían tus 12 hipotéticos invitados?

— Mi papá, mi mamá, mi abuela materna, Iñaki, El Pollo (Rodrigo Morlesin) pero de mesero, Daniel Bravo, Tomás Maciel, Olallo, Sofi, Andrea, mi hermana y mi tía Irma.

— Y como tú Judas, ¿quién sería el invitado?

— Ya platiqué de él hace rato...  mi exsocio de diseño.

— ¿Cómo te gustaría morir?

— Sin darme cuenta... dormirme y ya no poder despertarme, y no importa si es hoy o dentro de 20 o 30 años, mientras que no haya una enfermedad gacha.

— ¿Qué diría tu epitafio?

— “Hecho en México por Javier y Yolanda, del 68,@eltalcha”. Me gusta hasta para hacerme mi primer tatuaje.

— ¿Cuánto cuesta un boleto del Metro?

— Cinco pesos.

Edictos