compartir en:

Caracas.- El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, aseveró que la “imagen” de hambre es parte de un plan golpista dirigido por Estados Unidos, pues su deseo es tomar el control del país.

En una entrevista con la BBC, Maduro insistió que el gobierno del presidente Donald Tump está detrás de la oposición política venezolana y que se trata de una guerra política dirigida por la extrema derecha que gobierna el país norteamericano.

"El Ku Klux Klan que hoy gobierna la Casa Blanca quiere apoderarse de Venezuela, han posicionado una estrategia política, comunicacional, diplomática, terrorista para apoderarse de Venezuela”, denunció el venezolano.

Respecto a la ayuda humanitaria que Estados Unidos envió para los venezolanos, en coordinación con el opositor y juramentado presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, indicó, una vez más, que se trata de un pretexto para intervenir en su nación.

“Estados Unidos ha pretendido montarnos una crisis humanitaria para justificar una intervención militar. Nosotros decimos no a las migajas, una comida intoxicada de sobra que tienen. Venezuela produce y trabaja, nuestro pueblo no necesita ser mendigo de nadie”, subrayó.

Aseguró que su nación no es un país de hambruna y esto es sólo un “estereotipo” de los medios de comunicación con una Venezuela que no existe, pues sólo tiene un índice del 4.4% de pobreza extrema.

“Llevamos muchos años en una lucha exitosa por reducir la pobreza y la miseria, elevar la calidad del empleo, por proteger a nuestros pensionados, por establecer un sistema de salud pública y una educación que llega a más del 90% de nuestros niños y niñas”, dijo.

Agregó que Venezuela es “interesante” por ser la primera reserva petrolera del mundo, la cuarta de gas y tener gran producción de oro.

Denunció que el gobierno de Trump “ha secuestrado 10 mil millones de dólares de cuentas bancarias y otros miles de millones en oro en Londres” que les pertenece, recursos con los que planeaban adquirir alimentos, medicinas e insumos.

“Es muy sencillo: si quieren ayudar a Venezuela, que liberen los recursos que nos tienen secuestrados y que no vengan con un show barato, de indignidad y humillación, en el que ofrecen 20 millones de dólares en comida contaminada y podrida”.

Pidió a los países a “abrir los ojos, a ver que esto es una agresión, que Venezuela tiene problemas como muchos países del mundo, pero que solo en paz, nosotros mismos, podemos resolverlo” e hizo un llamado a la no intervención.

Vah

TAGS EN ESTA NOTA: