compartir en:

Lima.- El medallista panamericano no encontró las palabras para transmitir la felicidad que siente por ganar la presea dorada.

El mexicano Isaac Núñez se mostró feliz por su oro conseguido en las barras paralelas en su asistencia a los Juegos Panamericanos Lima 2019, pero no pudo describir este momento histórico para la gimnasia, tras ocho años se logró dos preseas de oro.

“No tengo palabras para explicar lo que siento. Hice lo que tenía que hacer y me salió”, subrayó en declaraciones.

Mencionó que cuando escuchó el himno nacional cimbrar el gimnasio del polideportivo Villa El Salvador, se sintió como el campeón del mundo. “Sólo hice lo que me gusta y lo hago con mucha pasión”.

Isaac Núñez

No dudo en salir con la mejor disposición en busca del metal dorado, sabía que la posibilidad estaba porque la noche anterior lo había soñado. No con un título regional, pero si con la certeza de que pudiera pasar.

“No pensé en nada más. Era sólo yo y el aparato y lo disfrute”, sonrió el competidor, que estuvo a punto del llanto cuando escuchó el himno nacional mexicano.

Núñez Farfán sólo se dejó llevar. Dispuso del elemento como un niño que disfruta el momento más divertido de su vida. Se manchó las manos de tiza y giró para tomar impulso y comenzar su faena. Simplemente magistral.

Si bien el brasileño Caio Souza y el estadunidense Cameron Bock, quienes a la postre diseñaron su rutina maestra, fue Isaac Núñez, quien se robó el escenario y cautivó al público con su ejecución.

“Es una medalla que dedico a mi familia, A todos los que me han apoyado”, mencionó y confía seguir por el mismo rumbo, “esta medalla no quiero que sea la primera ni la última. Gracias a Dios está creciendo la gimnasia de México y esto es una muestra de ello”.

El originario de Ensenada, Baja California, cumplió en todo momento, si bien en las pruebas anteriores no había tenido éxito, ahora el panorama había cambiado, “nunca imagine, si lo deseaba tanto, pero no me imaginaba algo así”, culminó.

Notimex

 

TAGS EN ESTA NOTA: