León, 5 jul (EFE).- El decatleta internacional venezolano Georni Jaramillo y su entrenador, Eladio Farfán, ya se encuentran de nuevo en su país tras ser repatriados 166 días después de que la crisis del coronavirus les impidiera viajar, por lo que tuvieron que permanecer en la capital leonesa.

Ambos deportistas se habían trasladado a la capital leonesa el pasado enero y tenían prevista su presencia en el Centro de Alto Rendimiento (CAR) de León hasta el 2 de abril con la intención de realizar la preparación de cara a lograr su clasificación para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Sin embargo, tras decretarse el estado de alarma en España, con el consiguiente confinamiento domiciliario y el cierre del CAR, intentaron adelantar la vuelta a su país al 21 de marzo, sin poder realizar el desplazamiento a causa del cierre de las fronteras aéreas en Venezuela cinco días antes.

Desde ese momento, permanecieron en la Residencia Universitaria Emilio Hurtado, donde fueron durante semanas de los escasos huéspedes y donde encontraron, junto con el respaldo de los responsables del CAR de León, "el apoyo y la ayuda para que la situación fuera más llevadera", según relató a Efe el entrenador venezolano.

Era el segundo año en el que Jaramillo y su entrenador preparaban una gran cita en las instalaciones leonesas siempre encontraron "el lugar idóneo, no solo por la facilidad para el entrenamiento, sino por sentirse casi como en una familia", afirmó Farfán.

Finalmente, el Gobierno del país iberoamericano fletó un vuelo para repatriar a varios de sus deportistas dispersados por diferentes países europeos, lo que permitió a Jaramillo y Farfán poner fin a su larga etapa de más de medio año en tierras leonesas, una vez realizados los correspondientes test del coronavirus.

Tras su llegada a Venezuela han tenido que pasar el habitual periodo de cuarentena de 14 días en una residencia oficial del Ministerio de Deportes del Gobierno venezolano.

La intención de ambos deportistas venezolanos es volver al CAR de León en los próximos meses, siempre en función del calendario competitivo que se fije y buscando la clasificación olímpica de la que se encuentran a tan solo un punto del vigésimo cuarto clasificado, que sería el último con derecho a participar en Tokio.

Georni Jaramillo es el primer decatleta venezolano en la historia que alcanzó los 8.000 puntos en el total de las diez pruebas, ha sido campeón sudamericano en los Juegos de Cochabamba (Bolivia) en 2018 y un año después fue decimonoveno en los mundiales de Doha (Catar) en la que ha sido su última gran competición.

Con anterioridad al discípulo de Eladio Farfán, tan solo dos compatriotas, Héctor Thomas con sus participaciones en Roma 60, Tokio 64 y Méjico 68; junto con Douglas Fernández en Los Ángeles 84, representaron a Venezuela en los Juegos Olímpicos en la prueba de Declatlón.

 

TAGS EN ESTA NOTA: