compartir en:

Kim Kardashian volvió a dar de qué hablar, en esta ocasión fue por las declaraciones que dio en la serie Keeping Up with the Kardashians, donmde comentó que se tuvo que "preparar mentalmente" para una violación mientras era retenida y amenazada con un arma durante un robo de joyas el año pasado en París.

La esposa del rapero Kanye West dijo que los ladrones vestidos como policías entraron a su habitación en octubre pasado. Uno de ellos le tapó la boca con cinta e intentó violarla, sin embargo no lo hizo.

"Me tomó por las piernas y yo no llevaba ropa interior. Me arrastró hacia él en la cama y pensé: "Ok, va a violarme, este es el momento en que va a violarme, lo sabía'", contó entre lágrimas.

Aseguró que los hombres la cargaron y la pusieron en una bañera antes de huir con las joyas. 

Desde ese incidente, diez personas han sido acusadas en relación con este robo.