compartir en:

Ciudad de México.- Las vacaciones, fines de semana o tiempo libre no son vistas con buenos ojos para algunas personas, pues representan un detonante de estrés y tensión, consideró Eva María Esparza, académica de la Facultad de Psicología de la UNAM.


Leyenda

La especialista indico que la “enfermad del ocio” no es un trastorno como tal, pero involucra síntomas que deterioran la salud y la calidad de vida de las personas.

“Hay gente a la que le angustia el tiempo libre e incluso se ve imposibilitada para planear actividades; el simple hecho de pensar en el ocio genera angustia, trastornos del sueño, enojo o depresión, que se reflejan en síntomas psicosomáticos como vómito, fiebre, diarrea o gripa”, señaló la investigadora. 


Leyenda

Esparza ejemplificó con el caso de los adultos jóvenes, que consideran los periodos de asueto como tiempo perdido y les causa terror. La complicación radica en que esos momentos se encuentran a sí mismos, es decir, se confrontan con su individualidad.

“Bajo este panorama, se podría afirmar que para ellos trabajar es una forma de protegerse de las enfermedades y elevar su autoestima, sobre todo en el caso de quienes ocupan puestos importantes, porque creen que afianzan su personalidad siendo groseros y agresivos con la gente a su cargo”


Leyenda

La investigadora aconsejó enseñar a los jóvenes a diversificar las actividades que realizan para aprender a establecer un equilibrio entre el trabajo y la vida personal.

ACS

TAGS EN ESTA NOTA: