compartir en:

Sucedió en Uruguay. Uno de los miles de niños fanáticos de Lionel Messi se dieron cita en el hotel de concentración de la Selección Argentina para poder ver al genio del Barcelona, pero sólo uno libró el cerco de seguridad.

El infante uruguayo se acercó al futbolista para tomarse una foto con su celular, pero cuando estaba a unos centímetros del crack, un elemento de seguridad le impidió el paso, lo cargó y lo llevó lejos del argentino.

Sin embargo, Messi se percató de la situación y de inmediato dio la orden para que regresaran al niño. El futbolista lo esperó con una sonrisa y el niño pudo tomarse la foto con él, además de obtener un autógrafo.

Acto seguido, los medios argentinos y uruguayos intentaron hablar con el infante, quien apenas atinaba a decir algunas palabras de tanta emoción, a tal grado que casi suelta el llanto.

 

TAGS EN ESTA NOTA: