compartir en:

Ciudad de México.- Por sus filas han pasado emblemáticas voces como Daniel Santos, Carlos Díaz "Caíto" y Celia Cruz.

La Sonora Matancera celebrará este 12 de enero su 96 aniversario, con la carga de ser la orquesta más importante en la historia de la salsa, y por la que han desfilado voces emblemáticas del género, desde Carlos Díaz "Caíto", Daniel Santos, Celio González y Celia Cruz, entre otros.

Según el libro de Héctor Ramírez Bedoya, Historia de la Sonora Matancera y sus estrellas (1996), el nacimiento de la agrupación se dio a instancia de Valentín Cané, que tocaba el tres cubano, y que primero la bautizó como Tuna Tropical, que con el paso del tiempo se convirtió en La Sonora Matancera.

De su natal Cuba, la Matancera emprendió la conquista de otros territorios, con su sonido característico y la cadencia del baile que impregnaba sus letras. Bedoya refiere que una de las épocas más prolíficas del grupo fue cuando se unió a sus filas (1942), Bienvenido Granda, “que se convirtió en el crooner de planta de la agrupación”.

Sin embargo, lo que le dio estabilidad al grupo fue la llegada de Daniel Santos. El libro La memoria de la Sonora Matancera, de Umberto Valverde, citado por el sitio eneltapete.com, refiere que a la orquesta le faltaba un cantante que encajara con su música, ese fue Santos.

Poco después, dice el texto, llegó la inigualable Celia Cruz en 1950, lo que encumbró a la Matancera en la cima de popularidad y ventas. Con ella se hicieron famosos temas como Burundanga, Juancito Trucupey, El yerbero moderno y el bolero Tu voz, entre tantos otros.

Ramírez Bedoya hace un recuento interesante de todos los músicos y cantantes que pasaron por la Matancera: 47 que pasaron por el estudio de grabación, de los cuales 11 fueron mujeres, 26 cubanos, 11 puertorriqueños, dos colombianos, dos argentinos, dos mexicanos, una haitiana, un venezolano, un uruguayo y un nicaragüense. Para un total de mil 63 grabaciones, 380 de ellas, boleros.

Valentín Cané fue director del grupo hasta su muerte en 1956. Ya en manos de Rogelio Martínez, tomó las riendas y consolidó a la orquesta. Con el triunfo de la Revolución Cubana (1959), la Matancera salió de la isla rumbo a México, para no regresar más.

Celia Cruz dejó al grupo en 1965, igual que Celio González, quienes emprendieron sus carreras en solitario. Marcó una nueva etapa en la vida de la Matanceara. Fueron varias las cantantes que se unieron y luego salieron de la alineación.

En 2001 falleció Rogelio Martínez, lo que auguraba el fin de la sonora, pero su hijo Rogelio Martínez junior, continuó al frente, ya instalados en Las Vegas, desde donde sacuden su música y mantienen viva la leyenda.

De Notimex

TAGS EN ESTA NOTA: