compartir en:

Por Israel M. Campos Montes

Ciudad de México.- A pesar del rechazo de los Comités Ciudadanos a la modificación de la Ley de Participación Ciudadana; el pasado 28 de marzo el pleno del Congreso de la Ciudad de México avaló con 37 votos a favor y 19 en contra, los cambios a dicha normativa, con lo cual se aplazó la elección de los representantes ciudadanos hasta diciembre próximo, esto ha generado molestia y críticas hacia los legisladores locales, especialmente del Movimiento Regeneración Nacional (Morena).

En entrevista con Diario de México, Jessica Acosta y Andrés Guzmán, expresidentes de la Mesa Directiva del Consejo Ciudadano de 2017 de las otrora delegaciones de Magdalena Contreras (MC) y Benito Juárez (BJ), respectivamente, señalaron que esta postergación es alarmante, ya que parece llevar la clara intención de desaparecer la asistencia vecinal “Hacen una ley a modo con muchas obligaciones y pocos derechos para el otro lado (comités ciudadanos”, señaló Guzmán.

“Hacer una nueva Ley de Participación Ciudadana realmente no es la solución, la Ley de Participación Ciudadana en muchas cosas es clara, en otras hay unos vacíos y lagunas, qué pasa si un presidente del Consejo Ciudadano desiste de ser presidente, ah bueno, pues sube por prelación, pero en el Consejo Ciudadano no se ha dado nunca un tipo de situación similar, entonces realmente si tú les preguntas a los secretarios técnicos del Instituto Electoral que te corresponde, te van a decir, es que no sabemos qué pueda pasar. Hay tantas cosas, esos puntos vacíos, que permiten que todos hagamos lo que se nos dé la gana y entonces no tenemos la oportunidad de poder crecer y de poder exigir a nuestros delegados, porque ellos entonces también interpretan la ley a modo”, enfatizó Acosta.

La exrepresentante de MC abundó que “cambiar a los Comités Ciudadanos es una acción meramente política”, e indicó que transformar las disposiciones existentes, “parece más bien una ley a modo del actual gobierno porque ya no les parecen los “beneficios” o “derechos” que teníamos los comités ciudadanos”.

Apuntó que el riesgo que corren ante las inminentes renovaciones de la ley, es que hoy en día los concejales tienen la facultad de poder decidir y hacer los cambios de uso de suelo, razón por la que dijo, son los vecinos quienes conocen las necesidades de la colonia. “Hay concejales que ni de Magdalena Contreras son”, aseguró.

“No es posible que esta acción (ante el aplazo avalado en el Congreso de la capital) sea una forma de silenciar a la sociedad, a los vecinos, a los ciudadanos y no permitir actuar a favor de tu demarcación territorial”, acotó Jessica.

Por su parte, Guzmán comentó que esto busca delimitar la participación ciudadana, ya que ninguna autoridad de la Ciudad de México trabaja con comités vecinales. Incluso dijo que, algunas alcaldías ni caso hacen a los concejales, lo que afecta directamente a la toma de decisiones.

“La Secretaría de Obras y Servicios (Sobse) amplió los camellones de División del Norte, a nadie le mencionó, le comunicó, entonces qué pasa, como vecinos pensamos que es la alcaldía, pero ahí hay sus limitantes, a quién le echas la culpa”, refirió Guzmán.

A pregunta expresa sobre si realmente Morena busca desaparecer a los comités, Acosta manifestó que no hay una justificación para que se dé un vació de esta figura, cuando la Constitución, la Ley Orgánica de Alcaldía y la Ley de Participación Ciudadana, marcan que se puede tener una representación permanente, con el objetivo de ayudar y coadyuvar con las autoridades, por lo que aludió que esto es “totalmente anticonstitucional”.

Guzmán subrayó que los diputados locales deben abocarse en perfeccionar la ley en tiempo y forma. Asimismo, enunció que se deben atacar los grandes atrasos, ya que hace falta mucho trabajo para cerrar la separación entre ciudadanía y autoridades (legislativas o ejecutivas).

En ese sentido, invitó a la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum Pardo, a socializar con los vecinos las reformas que tiene sobre la Ley de Participación Ciudadana, porque focalizarla sólo entre legisladores (en especial de su partido), se vuelve a lo mismo, ya que consideró que éstos van a decir lo que ella quiere oír y eso agrava aún más la participación ciudadana.

En tanto, Acosta sostuvo que no son enemigos de este nuevo gobierno, al contrario, se dijo dispuesta a colaborar de forma permanente con las autoridades, con el objetivo de que conozcan los temas que afectan a las comunidades, y puntualizó que, seguirán insistiendo en que haya un trabajo en armonía entre todos “gobierno y ciudadanos somos uno mismo”.

Las autoridades deben dejar de actuar de forma unilateral y dedicarse a gestionar en tiempo y forma, sancionando a aquellos que no atiendan los estatutos y no cumplan con la Constitución. Por lo que es menester que se actualice la Ley de Participación Ciudadana, mas no que la modifiquen a conveniencia, finalizaron los entrevistados.

TAGS EN ESTA NOTA: