Doha.- El cuadro inglés tuvo mentalidad y carácter para derrotar en el alargue a los campeones de Sudamérica y con ello, lograr el ansiado título que los acredita como el mejor club del mundo.

La gran final del Mundial de Clubes llegó a su fin con el triunfo del Liverpool por 1-0 sobre el Flamengo. El campeón de la Champions League se midió al de la Copa Libertadores en el Estadio Internacional Jalifa.

Pese a que el triunfador se dio a conocer en los tiempos extras, en los 90 minutos el equipo europeo dominó por momentos el partido, pero los sudamericanos fueron tomando más confianza conforme llegaba el final del duelo.

En la parte complementaria, el héroe de los “Reds” fue nuevamente Firmino, quien culminó de buena forma la gran jugada que había realizado Mané cuando el reloj estaba atravesando el minuto 99 del partido.

Una vez que los brasileños se vieron abajo en el marcador, intentaron todo lo posible por emparejar el duelo para llevarlo hasta la serie de los penales, pero el reloj también jugó en sus contra y en cuanto el silbante pitó el final del encuentro, los dirigidos por Jorge Jesús vieron como la plantilla de Jürgen Klopp corría de emoción por haber conseguido el título que estaba en disputa.  

Obs

TAGS EN ESTA NOTA: