compartir en:

México.- La imagen de las personas es igual de importante que sus palabras, por eso, te dejamos un análisis que realizó Justo Grau sobre el presidente Andrés Manuel López Obrador durante la toma de posesión y su esposa Beatriz Gutiérrez Müller.

Andrés Manuel López Obrador

El experto indica que el presidente eligió un atuendo marcado por su carácter sobrio, algo habitual en esta figura política. Destacó que su traje era demasiado amplio, lo que perjudica a la hora de estilizar su silueta. Además, las hombreras estaban sobredimensionadas, al igual que el pantalón y las mangas que eran demasiado amplias y largas.

imagen de Andrés Manuel López Obrador

Andrés Manuel López Obrador es ya un líder mundial y su imagen –la vestimenta es uno de los elementos más importantes que la conforman– debe estar a la altura. No es cuestión, por tanto, de estar más guapo o favorecido, sino de exteriorizar al mundo el cargo que se ocupa. No tener esmero y dedicación en una vestimenta correcta transmite dejadez por su imagen y es lo que se percibe.

Grau destaca que, si bien es cierto que el color gris Oxford en traje le va muy bien, es mejor no avocarse a las telas lisas y usar la raya diplomática fina en sacos y pantalones, lo que le ayudaría a verse más esbelto.

“Andrés Manuel López Obrador no aprovecha la fuerza visual del color de las corbatas. Su colorimetría es suave, por lo que debería llevar corbatas de colores pastel y, muy al contrario, los colores que suele utilizar son demasiado intensos”, señala el doctor en Comunicación e Imagen Pública.

Este día, el presidente ha elegido el color tinto en su corbata, probablemente para sintonizarse con su partido político; según la psicología del color, este tono denota dinamismo, energía e intensidad, pero tiene cualidades negativas como la agresividad o el carácter impositivo y exigente.

Por ello, aconseja que se use para ser reconocido, visto o denotar autoridad, lo cual fue acertado para este día, pero habría sido mejor que usara una corbata con rayas diagonales, ya que eso habría transmitido dinamismo y ello habría estado acorde con su discurso.

imagen de Andrés Manuel López Obrador

En cuanto a la camisa blanca, es una clara alusión a la transparencia en sus ideas y convicciones políticas. El cuello estilo francés de su camisa, le favorece por la forma de su rostro. El experto destacó que el presidente hizo bien al no utilizar el puño doble con mancuernillas, ya que es un elemento de ostentación que no encaja con su ideario político.

Beatriz Gutiérrez Müller

La esposa de Andrés Manuel López Obrador, quien ha declarado que no será primera dama, vistió con una imagen demasiado sobria. Si bien es cierto que el negro de su vestido va en consonancia con la imagen que ha querido mostrar el presidente, no era el color más adecuado por la hora en la que se ha celebrado la toma de protesta.

Por otro lado, dada la formalidad del evento, no es correcto mostrar los hombros. Igualmente, las transparencias no son un recurso de estilo oportuno para este tipo de ocasiones.

imagen de Andrés Manuel López Obrador

Tras el acto en San Lázaro, Beatriz Gutiérrez añadió a su estilismo un blazer azul que le dio mucha más luminosidad, pero su diseño no estaba acorde con el del vestido.

El experto señaló que el largo de falda debería haber quedado a la altura de las rodillas o justo por debajo, ya que, por el tipo de evento, llevarla por encima de las rodillas implica demasiada informalidad.

Respecto al cabello, el pelo recogido de Beatriz Gutiérrez Müller no fue el más adecuado en este tipo de contexto. Debería haber lucido el cabello suelto y con un corte que favoreciera la forma de su rostro.

 

Justo Grau, Maestro y Doctorado en Comunicación e Imagen Pública y Maestro en Alta Sastrería y Diseño de Imagen.

TAGS EN ESTA NOTA: