Tampa (EE.UU.), 26 sep (EFE).- Los Buccaneers de Tampa Bay anunciaron el sábado que a partir de la próxima semana, cuando reciban a los Chargers de Los Ángeles, el 4 de octubre, permitirán el ingreso a aficionados.

Indicaron que quienes podrán ingresar al Estadio Raymond James son abonados de temporada, miembros de la familia de los jugadores y del personal, así como miembros de la suite de lujo.

De esta manera los aficionados a los Rays podrán presenciar los partidos con el nuevo mariscal de campo del equipo, Tom Brady.

El plan era comenzar esta reapertura en la sexta semana, cuando reciban a los Packers de Green Bay el 18 de octubre, pero un oficial del equipo dijo que el anuncio del gobernador de Florida, Ron DeSantis, el viernes, de mover al estado a la fase 3 del plan de reapertura, junto con las discusiones con expertos en salud pública, aceleró el proceso.
 

"Hemos estado trabajando incansablemente con las autoridades locales y estatales, así como con expertos médicos, para garantizar un ambiente seguro en el Estadio Raymond James", dijo el director de operaciones de los Buccaneers, Brian Ford, en un comunicado.

El 18 de octubre, el estadio se abrirá a un grupo más grande de aficionados, alcanzando el 25 por ciento de la capacidad de sus 65.890 asientos, la capacidad máxima asignada para el 2020, según las pautas de los CDC.

El equipo comenzará a vender boletos el 1 de octubre, dando prioridad a aquellos que hayan tenido boletos de temporada desde 1998 o antes.

Los miembros de la suite de lujo tendrán acceso completo a sus suites a partir del partido de la cuarta semana contra los Chargers, junto con los miembros de la familia de los jugadores y los miembros de la familia del personal.

Las medidas de seguridad incluyen asientos estilo cápsula socialmente distantes, pedidos y venta de boletos móviles completos, transacciones sin efectivo, hardware sin contacto en los baños y protocolos adicionales de seguridad en la preparación de alimentos.

Además todos los trabajadores del estadio deben someterse a controles de temperatura obligatorios cuando se presenten a trabajar.

Los aficionados deberán completar un examen de salud en sus dispositivos móviles antes de ingresar al Estadio Raymond James, y deberán usar máscaras faciales.

Hasta el sábado por la tarde, el estado de Florida tiene 698.682 casos positivos de coronavirus, con 14.022 muertes, y 41.722 de esos casos son en el Condado Hillsborough, así como en los condados Miami-Dade, Broward y Palm Beach, al sur de Florida.

Los Jaguars de Jacksonville tenían 25 por ciento de capacidad en su juego el jueves por la noche contra los Dolphins de Miami, quienes abrieron sus puertas a los aficionados en la segunda semana para su primer partido en casa, con 11.075 aficionados en el Hard Rock Stadium.

TAGS EN ESTA NOTA: