La Defensa Civil Siria, conocida como Cascos Blancos, denunció a través de Twitter que un helicóptero del Ejército sirio arrojó un barril con gas sarín y gas cloro en la ciudad de Douma. Ataque que afectó a alrededor de mil personas y provocó la muerte de 80.  

De acuerdo a activistas y socorristas, el ataque químico a la ciudad, en la que se ubica la última resistencia de la región de Ghouta Oriental, fue perpetrado por el régimen sirio y decenas de familias murieron asfixiadas en su refugio.  

Tanto los Cascos Blancos, como otros grupos rebeldes que se oponen al régimen de Siria, han publicado a través de redes sociales imágenes con los fallecidos y afectados por el ataque.  

El Centro de Medios de Ghouta, informó que son más 75 personas las que fallecieron y aproximadamente mil las que sufrieron por los efectos del ataque químico.  

Sin embargo, el régimen sirio negó ser responsable del ataque se se sufrió en Douma y aseguró que el atentado fue perpetrado por terroristas, que quieren socavar el avance del Ejército, ya que desde el viernes pasado comenzaron una ofensiva en contra de la ciudad.  

SANA, agencia siria de noticias, aseguró que las acusaciones en contra del gobierno sirio son invención del grupo rebelde Jasih al-Islam, debido a que están a punto de ser vencidos.  

Por su parte la cancillería de Rusia, a través de la agencia Sputnik, declaró que las denuncias sobre la participación de las fuerzas sirias en el ataque químico, son una forma de justificar una intervención militar en Siria y advirtió sobre las consecuencias de una intromisión.  

 “El objetivo de estas falsas conjeturas, totalmente infundadas, es proteger a los terroristas y a la oposición radical, intransigente, que rechaza una solución política y, al mismo tiempo, intentar justificar posibles ataques militares desde el exterior”. 

 “Una posible intervención militar bajo pretextos inventados y fabricados en Siria, donde se encuentran militares rusos a petición del gobierno legítimo sirio, es absolutamente inaceptable y puede acarrear las consecuencias más graves” 

 
El gobierno ruso, también consideró que este tipo de denuncias son parte de la “desinformación”, que viene acosando a Siria desde marzo pasado, cuando se acusó al régimen del uso de sustancias tóxicas.  

No obstante, las declaraciones de Rusia no convencieron a Donald Trump, presidente de Estados Unidos, quien acusó al presidente ruso, Vladimir Putin, de respaldar al “animal” de Bashar al Assad.  

De igual manera, Turquía condenó tajantemente el ataque químico sobre Douma y aceptó que sospecha que fue obra del gobierno de Al Assad, ya que hay pruebas del uso de este tipo de sustancias por parte del régimen.  

 
 
 

TAGS EN ESTA NOTA: