compartir en:

Debido a las agresiones, las personas que participaron en el “Cinturón de paz” decidieron dejar su posición para no ser lastimados por los encapuchados. 

Ciudad de México.-La marcha que conmemoró 51 años de la matanza estudiantil del 2 de octubre de 1968 congregó al menos 10 mil personas, informaron fuentes del gobierno de la Ciudad de México. Asimismo, 14 personas resultaron lesionadas mientras que se detuvieron a tres encapuchados; sin embargo, fueron puestos en libertad a petición de las asociaciones civiles que ahí se dieron cita.

A pesar de los esfuerzos del “Cinturón de paz”, implementado por la gestión de la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum Pardo, para frenar la violencia, los 12 mil funcionarios públicos que participaron en la marcha se vieron rebasados por los actos vandálicos encabezados por un centenar jóvenes con el rostro cubierto.

La presidenta de la Comisión de Derechos Humanos (CDH) de la Ciudad de México, Nasheli Ramírez, informó que una de las detenciones se realizó tras la denuncia de una voluntaria de la Brigada Marabunta por el robo de su teléfono celular.

Proceso de la marcha

Minutos antes de las 16:00 horas e de ayer, los contingentes comenzaron a avanzar desde la Plaza de Tlatelolco rumbo al Zócalo capitalino.

Los asistentes marcharon por Eje Central Lázaro Cárdenas hasta llegar a la calle 5 de Mayo para entrar a la plaza de la Constitución a las 17:05 horas.

La manifestación estaba encabezada por el Comité 68 Prolibertades Democráticas, padres y familiares de los 43 estudiantes desaparecidos de la Normal Rural “Raúl Isidro Burgos”, estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el Instituto Politécnico Nacional (IPN) y otras escuelas normalistas.

Los autollamados anarquistas provocaron disturbios en varios puntos del Centro Histórico con pintas en edificios como en el inmueble del Banco de México, donde rompieron cristales, lanzaron petardos, enfrentaron a policías y prendieron fuego.

En la calle Filomeno Mata, los encapuchados incendiaron algunos objetos sobre el piso, mientras que en 20 de Noviembre y 5 de Mayo rompieron puertas de algunos inmuebles e intentaron provocar a los uniformados que se encontraban en la zona.

A la altura de la calle de la Palma, los embozados lanzaron piedras y petardos contra los uniformados, por lo que los elementos de seguridad cerraron formación para encapsular a los contingentes por más de 30 minutos.

Temor en la manifestación

Debido a las agresiones, las personas que participaron en el “Cinturón de paz” corrieron para no ser no ser agredidos con cohetones y pintura en aerosol.

Mientras tanto, en el Zócalo, donde se esperaba un lleno con miles de manifestantes de escuelas, universidades y sindicatos, no se logró llenar toda la plancha, ya que muchas personas se retiraron  ante el temor de más agresiones y actos vandálicos.

En las estaciones Allende y Pino Suárez del Metro, cientos de estudiantes de preparatoria y facultades de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), optaron por no ingresar al Zócalo.

“Es lo de todos los años, estos grupos de anarcos siempre se infiltran y provocan desmadre y violencia”, dijo Estela Jiménez, estudiante del CCH Oriente, quien con otras 20 compañeras decidieron dejar la marcha por temor a la violencia.

TAGS EN ESTA NOTA: