Tijuana.- La embajada de Estados Unidos en México informó la mañana de este miércoles que fueron cerrados tres carriles hacia el norte en la garita de San Ysidro y otro más en Otay Mesa ante la presencia y llegada de centenares de migrantes centroamericanos a la ciudad de Tijuana, Baja California. 

"@CBP cerró tres carriles con dirección hacia el norte en la garita de San Ysidro y uno más en Otay Mesa para instalar infraestructura de seguridad ante la llegada de la #CaravanaMigrante. Usuarios, favor de anticipar demoras”, publicó la dependencia diplomática en su cuenta oficial de Twitter. 

Desde el martes la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos, comenzó los trabajos para reforzar la frontera y frenar el paso de los indocumentados. 

La Caravana Migrante ha sido calificada por el gobierno de Estados Unidos como un “riesgo potencial de seguridad” para este país y para impedir que entre de manera ilegal, elementos de las fuerzas armadas acordonaron con alambres de púas la zona de la frontera con México. 

Aproximadamente 600 migrantes se encuentran ya en Tijuana, Baja California, luego de que un grupo de 348 centroamericanos llegó a la ciudad fronteriza durante esta madrugada, procedentes de Sonora, a bordo de nueve camiones que fueron custodiados durante su trayecto por patrullas de la Policía Federal. 

Los indocumentados pernoctaron en la última caseta de cuota a Tijuana, donde acudió personal de Derechos Humanos, del Instituto Nacional de Migración, así como de las policías Federal y Municipal, finalmente hace unos minutos al contingente se le permitió trasladarse al centro de la ciudad. 

Te puede interesar: Miedo, necesidad y esperanza... voces de la caravana migrante

Los migrantes serán llevados al desayunador del Padre Chava, donde esperan recibir alimentos en tanto se ubican en algún lugar de la ciudad pues los albergues de la localidad se registran a su máximo capacidad. 

La víspera cientos de centroamericanos se trasladaron a la zona de Playas de Tijuana caminando por unos 10 kilómetros para bañarse en el mar, luego de permanecer por más de 48 horas sin asearse. 

Mas tarde llegaron otros migrantes que habían sido ubicados en albergues de la ciudad, donde no quisieron permanecer, por lo que unos 150 migrantes pasaron la noche a la intemperie a escasos metros del muro fronterizo. 

La reacción ciudadana es diversa pues hay quienes apoyan a los viajantes llevándoles agua y comida para hacer menos difícil su trayecto, mientras otros se organizan para tomar medidas ante su arribo a la frontera. 

 

TAGS EN ESTA NOTA: