EFE

Toronto.- La Policía canadiense identificó este viernes como Corey Hurren, un militar miembro de los Canadian Rangers, una unidad desplegada en las zonas más remotas del país, al individuo que se entró ayer armado en Rideau Hall, el recinto de Ottawa en el que se sitúa la residencia oficial del primer ministro, Justin Trudeau.

En una rueda de prensa celebrada hoy en Ottawa, el vicedirector de la Policía Montada de Canadá, Mike Duheme, se negó a revelar los motivos por los que Hurren condujo su vehículo desde la provincia de Manitoba, a unos 2 mil kilómetros al noroeste de la capital canadiense, y se introdujo en Rideau Hall.

Duheme tampoco quiso identificar las armas que portaba Hurren, que fue detenido sin incidentes por agentes de las fuerzas de seguridad.

Según el relato de la Policía Montada, a las 6.30 hora local (10.30 GMT) del jueves, Hurren condujo su camioneta "pickup" a través de la entrada por la que el público tiene acceso a los jardines de Rideau Hall, donde también se sitúa la residencia oficial de la gobernadora general del país, quien ejerce las funciones de jefa de Estado en representación de la reina Isabel II de Inglaterra.

El vehículo quedó inutilizado, al parecer por el impacto con la valla de entrada al recinto, y Hurren se dirigió armado y a pie hacia un invernadero de Rideau Hall.

"A las 6.45, los agentes de la Policía Montada iniciaron una conversación con el sospechoso. A las 6.53 el individuo respondió y se entabló un diálogo. Los agentes aplicaron su entrenamiento y continuaron la conversación con el individuo hasta las 8.30, momento en el que fue aprehendido sin incidentes y arrestado", declaró Duheme.

Preguntado por qué los agentes necesitaron dos horas para detener a Hurren, Duheme señaló que "la conversación era fluida, iba bien, así que no existía la necesidad de escalar la situación" y lo que querían era solucionarla "sin que nadie resultase herido".

Hurren tiene previsto comparecer hoy ante un juez para establecer si es puesto en libertad. En ese momento, la Policía Montada presentará cargos contra el sospechoso, añadió el portavoz policial.

"Ni el primer ministro ni su familia ni la gobernadora general (Julie Payette) estuvieron nunca en peligro, ya que ninguno estaba en el recinto en el momento del incidente", confirmó Duheme.

TAGS EN ESTA NOTA: