La izquierda rechaza el impás de Macron a la espera de construir una mayoría

izquierda Francia Macron

EFE

París.- La izquierda francesa criticó con dureza el rechazo del presidente Emmanuel Macron a designar un primer ministro hasta que haya una mayoría sólida que asegure la gobernabilidad y exige un nombre que venga del Nuevo Frente Popular (NFP), primera fuerza en la Asamblea pero sin mayoría absoluta.

"Es el regreso del veto real al sufragio universal. Pretende dar tiempo a formar otra coalición intrigando después de las elecciones", criticó en X Jean-Luc Mélenchon, fundador de La Francia Insumisa (LFI), uno de los partidos que integran la coalición que el domingo quedó en cabeza en número de escaños, junto al Partido Socialista (PS), los comunistas y los ecologistas.

"No está a la altura de la historia. Más solo que nunca, Emmanuel Macron maltrata. Arrojó a Francia en brazos de la extrema derecha, lo evitamos. Ahora el Nuevo Frente Popular debe gobernar. El Presidente debe aceptar la democracia", opinó en la misma red social la diputada Clémence Guetté, uno de los nombres que han sonado como posibles propuestas a liderar el Gobierno desde el campo de LFI.

La líder de los ecologistas, Marine Tondelier, acusó al presidente de evitar reconocer los resultados de las elecciones y advirtió de que su negativa daña al país y a la democracia.

"No se puede ganar y perder al mismo tiempo", recalcó la diputada ecologista, antes de recordar que Macron fue el único que decidió la disolución de la Asamblea Nacional y convocar elecciones anticipadas.

Ahora, el presidente debe lidiar con "las consecuencias de su decisión", prosiguió Tondelier, y la "lógica institucional dicta" que llame al NFP para pedirles proponer un primer ministro.

UN FUERTE ESCOLLO

Sin embargo, las distintas familias de la coalición de izquierda no han consensuado aún un candidato a primer ministro, que además de necesitar que Macron acceda a designarlo, también es igualmente general el respaldo suficiente para superar potenciales mociones de censura de la Asamblea Nacional, donde el NFP tendrá 182 escaños, muy lejos de la mayoría absoluta de 289.

En la extrema derecha, la posición de Macron, expresada este miércoles en una carta a la ciudadanía que se publicó mientras el presidente llegaba a Washington para participar en una cumbre de la OTAN, tampoco fue mejor recibida.

"Emmanuel Macron organiza la parálisis del país colocando a la extrema izquierda a las puertas del poder tras indignos arreglos.Y su mensaje a partir de ahora es: arreglároslas", se quejó en las redes Jordan Bardella, el presidente de Agrupación Nacional (RN, por sus siglas en francés) y mano derecha de Marine Le Pen, quien también tachó al jefe de Estado galo de "irresponsable".

En su carta, Macron instó a los partidos del arco republicano a construir una coalición de base amplia, ya que "ninguna fuerza política obtuvo sola una mayoría suficiente", y los bloques o coaliciones resultantes de los comicios legislativos anticipados del 30 de junio y 7 de julio "son todos minoritarios".

Eso significará "dar a las fuerzas políticas un poco de tiempo", dijo, y mientras tanto, el actual Gobierno continuará ejerciendo sus responsabilidades en funciones. 

IMCM