Sigue ofensiva israelí en Gaza entre fricción entre Ejército y Netanyahu

Ejército israelí

Jerusalén.- El Ejército israelí continúa su ofensiva en Rafah, sur de Gaza, horas después de que su principal portavoz, Daniel Hagari, asegurase que erradicar a Hamás del enclave no es algo factible; crispando al primer ministro Netanyahu que esta noche afronta protestas antigubernamentales frente a su residencia en Jerusalén.

En dos entrevistas anoche con medios locales, Hagari dijo que Hamás no desaparecería "antes crear una alternativa" a su gobierno, sumándose así a la crítica lanzada ya en mayo por el ministro de Defensa, Yoav Gallant, que exigió al primer ministro Benjamín Netanyahu un plan de posguerra.

"Decirle al público que no habrá terrorismo en Gaza (...) que no quedará un hombre armado es mentira. Habrá terrorismo en Gaza. Hamás es una idea. Para reemplazar a quienes lidian con los servicios civiles, a las personas que distribuyen alimentos o roban alimentos, se necesita crear algo que pueda crecer. Es una decisión para el liderazgo político", dijo Hagari en una entrevista con el Canal de noticias 13.

Además, el contraalmirante también le dijo a la emisora pública israelí, Kan, que probablemente muchos de los 116 rehenes serían liberados en un contexto de tregua y no en operaciones de rescate, contradiciendo así dos de los objetivos de la "victoria total" de Netanyahu.

Las palabras de Hagari desataron la cólera de la Oficina del primer ministro, que en un comunicado recordó que "uno de los objetivos de la guerra (es) la destrucción de las capacidades militares y de gobierno de Hamás” y que las tropas están comprometidas con lograrlo.

Esto hizo que, en otro comunicado nocturno, el Ejército reafirmara a Netanyahu su dedicación, y matizara que Hagari se refería "de manera clara y explícita" a la destrucción de Hamás "como una ideología y una idea", no a sus capacidades militares.

A este respecto, según informó hoy el periódico israelí Maariv en el resumen diario en inglés de la prensa escrita israelí, la operación militar en Rafah podría concluir en las próximas semanas, siendo posible, después, una fase de redadas cada pocos días.

Más de 37 mil 400 gazatíes muertos
En Rafah, el Ejército continúa con cuerpos de ingeniería destruyendo todo a lo largo del denominado corredor Filadelfia, que equivale a la frontera con Egipto, donde dicen haber eliminado ya 25 túneles, además de más de 200 bocas de túneles en barrios de Rafah y a unos 550 milicianos, según estimaciones castrenses citadas por el medio.

Fuentes palestinas informaron hoy de la muerte de al menos 35 personas, lo que aumentó la cifra de fallecidos a más de 37 mil 430, tras una noche de ataques en el campamento de refugiados de Nuseirat y contra un grupo de personas en Deir al Balah, ambas zonas centrales del enclave.

También se dieron bombardeos y ataques con misiles en Zeitun (sureste de la norteña ciudad de Gaza), en el costado oriental de los campamentos de refugiados de Bureij y Al Maghazi (centro) y en las zonas central y occidental de la ciudad de Rafah.

Familiares de rehenes muertos
Fuera de la Franja, Netanyahu y su esposa, Sarah, se reunieron este jueves, en un gesto poco común, con algunos de los familiares cuyos seres queridos secuestrados se sabe que están muertos en Gaza. Según medios locales, algunos se negaron a asistir al encuentro.

"Estamos comprometidos a devolverlos a todos ellos, a los 120 secuestrados, tanto a los vivos como a las víctimas. (...) No nos rendiremos con nadie", dijo Netanyahu, según un comunicado, tras la reunión en su residencia en Jerusalén.

"No abandonaremos la Franja de Gaza hasta que todos los secuestrados regresen, y no saldremos hasta que eliminemos las capacidades militares y gubernamentales de Hamás (...) Esta es mi posición, quien se oponga que se oponga abiertamente", advirtió el mandatario.

Esta noche, parte de una semana de manifestaciones, hay programada una protesta frente a su residencia en Jerusalén y su segunda residencia en Cesárea (norte del país), a la que acudirán israelíes, entre ellos familiares de rehenes, que le piden desde hace meses que negocie, dimita y convoque elecciones anticipadas antes de octubre. 

EFE