compartir en:

Por Carlos Meraz

Si el visitante observa mucho y siente aún más, al salir del Museo Memoria y Tolerancia (MMyT) se puede percatar que ya no es el mismo. Esa es su “magia”, que en este recinto entra una clase de persona y sale otra mejor, trastocada por la cruda realidad y la exhibición de las peores atrocidades e ignominias contra la humanidad.

“Después del Museo Memoria y Tolerancia no eres el mismo”, sentencia el nuevo slogan de esa edificación al estilo búnker, ubicada frente al Hemiciclo a Juárez y a un costado de la Secretaría de Relaciones Exteriores, en el Centro Histórico.

Durante la Semana Santa abrirá sus instalaciones todos los días de las 9 a las 19 horas, con sus actuales exposiciones que incluyen las exposiciones fijas Memoria (sobre genocidios), Tolerancia (alusivo a la discriminación) e Isla MyT Sésamo (área infantil); así como la muestra temporal “Así soy. Personas con discapacidad”.

LA DESGRACIA ES NO CONOCERLO

A ocho años de apertura, el MMyT ha recibido más de 3 millones 400 mil visitas, entre ellas las de personajes destacados como el Dalai Lama y Yoko Ono, entre otros.

Unos 166 mil 358 estudiantes han sido becados para visitarlo.

Más de 200 mil niños, de 4 a 10 años, han estado en Isla MyT Sésamo.

Se han impartido más de 4 mil conferencias y talleres para más de 150 mil estudiantes de primaria y secundaria.

Además —con sus 2 mil 800 m² de exhibición permanente en dos grandes áreas y una zona lúdica para niños— está considerado como uno de los mejores museos de la Ciudad de México.

EL SITIO IDÓNEO PARA SER MEJOR

El MMyT, con sus 800 piezas originales, ha sido reconocido como uno de los diez mejores museos de la CDMX por diversos medios, como Cultura Colectiva, Hotbook, TripAdvisor, ArchDaily, Top MXCITY, Turinews, Infograma, Lifeboxset y Grazia.

TAGS EN ESTA NOTA: