compartir en:

Ciudad de México.- Una niña británica quiso enviar tarjetas navideñas a sus compañeras de la escuela, pero en una de ellas encontró un inquietante pedido de auxilio.

Florence Widdicombe descubrió que dentro de sus tarjetas se encontraba un mensaje que pedía ayuda.

"Somos prisioneros extranjeros en la prisión Qingpu de Shanghái, China. Forzados a trabajar contra nuestra voluntad. Por favor ayúdennos y notifiquen a la organización de derechos humanos"

El autor de esta inquietud solicitud de ayuda agregó que quien leyera el mensaje se comunicará con Peter Humphrey, ex periodista británico detenido en China mientras trabajaba como investigador corporativo y que había cumplido su condena en dicha cárcel entre 2015 y 2017.

En un principio, el papá de la niña de seis años pensó que se trataba de una muy pesada broma, pero pronto entendió las graves implicaciones que podría tener en caso de que fuera verdad, por lo que decidió ponerse en contacto con la persona que indicaba el mensaje de la tarjeta navideña.

Al ser contactado por la familia Widdicombe, el periodista Humphrey se puso en contacto con exprisioneros de la misma cárcel quienes le confirmaron que en estos días se practican trabajos forzados. Años antes, este tipo de trabajos se realizaban de manera voluntaria para aquellos prisioneros que buscaran ganar dinero y poder comprar jabón, dentífrico o elementos de aseo personal.

De acuerdo con el periodista británico él conoce quién dejo el mensaje en la tarjeta navideña de Tesco, sin embargo no revelara el nombre por seguridad, ya que considera que esta persona podría recibir algún tipo de represalia.

Debido a la gran polémica que se generó por la noticia, el gobierno Chino tomó su postura frente a la tarjeta navideña con el inquietante pedido de socorro.

Las autoridades del país asiático señalaron que se trata de un drama orquestado por Peter Humphrey, quien sólo busca tener nuevamente atención y no caer en el olvido.

"Puedo decirles que después de verificarlo en departamentos relevantes sabemos de seguro que los prisioneros extranjeros no están sometidos a ningún trabajo forzoso en la prisión Qingpu de Shanghái"

 

TAGS EN ESTA NOTA: