compartir en:

Tras un bloqueo de 18 meses, las aduanas nicaragüenses permitieron el abasto de tinta y papel para los dos diarios independientes que operan en el país, informó la organización de Reporteros Sin Fronteras (RSF).

La decisión, sin embargo, es un respiro momentáneo que no puede hacer olvidar la censura que el gobierno de Daniel Ortega opera contra la prensa nicaragüense desde 2018, señaló la organización en un comunicado.

La mediación del representante del Vaticano en el país centroamericano, el nuncio apostólico Stanislaw Waldemar Sommertag, fue fundamental para que los servicios aduaneros permitieran al Grupo Editorial La Prensa recoger las materias primas para impresión, incluidas 94 toneladas de papel, detalló RSF.

“Desde septiembre de 2018, sin dar ninguna explicación, el gobierno del presidente Daniel Ortega prohibía que la prensa privada nicaragüense se abasteciera de tinta, papel prensa y planchas para rotativa, insumos básicos para la impresión de periódicos”, indicó Reporteros Sin Fronteras.

“Esta medida provocó la desaparición de la mayoría de los diarios impresos del país, como fue el caso de El Nuevo Diario, que cerró en septiembre de 2019 tras 40 años de trabajo”, añadió.

Nota recomendada: Tormenta Ciara paraliza a Europa, cancelan vuelos y viajes en tren

Los únicos dos periódicos que pudieron sobrevivir al bloqueo de insumos fueron La Prensa y Hoy, pertenecientes al Grupo Editorial La Prensa, los cuales redujeron su distribución a cuatro de los 17 distritos de Nicaragua.

“Reporteros Sin Fronteras pide al gobierno del presidente Daniel Ortega que ponga fin a todo tipo de censura administrativa, que tienen consecuencias para toda la sociedad nicaragüense”, señaló Emmanuel Colombié, director del despacho para América Latina de la organización.

“Y lo exhorta a que respete rigurosamente los compromisos internacionales adquiridos por Nicaragua, lo que implica proteger y garantizar la libertad de prensa”.

La policía de Ortega ha amedrentado a las oficinas de medios de comunicación de abril de 2018, cuando se desataron las protestas ciudadanas contra su gobierno, lo que derivó en una crisis política que se extiende hasta ahora, acusó RSF.

“Los periodistas nicaragüenses a menudo son víctimas de detenciones arbitrarias, campañas de acoso, incluso de amenazas de muerte, por lo que algunos de ellos han optado por exiliarse”, apuntó la organización.

Aunque los periodistas han tratado de superar estas amenazas mediante la difusión de su trabajo en internet, puntualizó RSF, sólo el 20 por ciento de la población nicaragüense tiene posibilidad de navegar, el índice más bajo de Centroamérica.

Nicaragua ocupa el lugar 114 de entre 180 países en la clasificación mundial de la libertad de prensa 2019, elaborada por Reporteros Sin Fronteras.

Notimex

TAGS EN ESTA NOTA: