La primera ministra neozelandesa, Jacinda Ardern, anunció hoy que entrará en vigor esta medianoche, el nivel 1 de la emergencia sanitaria, el más bajo que pueda registrar un país en medio de una pandemia.

De acuerdo con la mandataria, todos los negocios podrán entrar en funciones de nueva cuenta, aunque con medidas anticoronavirus como el uso de cubrebocas y procurando el distanciamiento social, también adelantó que las restricciones fronterizas seguirán para evitar contagios importados.

Ardern explicó que en el futuro, quienes entren al país, deberán someterse a una cuarentena obligatoria de dos semanas, además se tendrán que someter a dos pruebas de COVID-19.

Con el relajamiento de restricciones, la primera ministra señaló que será probable ver de nueva cuenta brotes del nuevo tipo de neumonía, pero explicó que no será un fallo nacional en caso de un rebrote.

“Lo más probable es que veamos casos otra vez y no será una señal de que hayamos fallado, es la realidad con este virus. Cuando eso pase tenemos que asegurarnos de que estaremos listos”, explicó Ardern en conferencia de prensa.

Nota recomendada: Ocho de cada 10 estadounidenses creen que su país está descontrolado

Advirtió que en el nivel de alerta uno se intensificará la respuesta del gobierno para dar con nuevos casos de COVID-19, además, se instará a la población a seguir con las medidas básicas de higiene que sumarán el lavado de codos.

Por otra parte, el gobierno neozelandés adelantó que aperturará los vuelos internacionales bajo la condición de que sean desde países que han controlado el coronavirus como en la región australiana.

Notimex.

TAGS EN ESTA NOTA: