EFE

ORLANDO.- El portugués Nani logró un doblete y lideró el triunfo por 3-1 del Orlando City ante el Minnesota United en la semifinal del Torneo Regreso de la MLS.

La victoria puso al equipo de Orlando en la gran final que disputará el próximo martes frente a los Portland Timbers, que en el primer partido de semifinal derrotaron por 2-1 a Philadelphia Union.

De esta manera, en la lucha por el título, habrá un equipo represente de cada una de las dos Conferencias, con Orlando City por la del Este y los Timbers por la del Oeste.

El partido que estaba lleno de alicientes, entre otros la vuelta en plan triunfal del entrenador inglés Adrian Heath, de Minnesota, a Orlando, donde fue el responsable de iniciar la andadura del equipo local en la MLS, en la temporada del 2015 como nueva franquicia.

Se tuvo que ir sin haber logrado el objetivo de formar un equipo ganador, a pesar de tener en sus filas a la exfigura brasileña Kaká, mientras que Orlando City vive su mejor momento de juego en su historia bajo la dirección técnica del colombiano Óscar Pareja.

Nani fue el factor desequilibrante por la manera como corrió todo el campo, lideró al equipo y marcó los dos goles decisivos, en los momentos perfectos, y con una ejecución exquisita.

Especialmente el primero, un auténtico robo que le hizo al defensa derecho Hassani Dotson, tras recibir un pase largo de su compañero el central Robin Jansson y se puso dentro del área del Minnesota para con un toque suave batir al arquero Tyler Miller, que había salido a cubrir espacio.

El gol como se esperaba reforzó el juego de contención de Orlando, que era el que establecía el ritmo y de nuevo en otro balón largo que le puso el joven ecuatoriano Jhegson Méndez, Nani lo controló fuera del área se fue del marcador y con un toque impecable de pierna derecha batió a media altura a Miller para el 2-0 con el que se llegaba al descanso.

En la portería del Orlando City estuvo de nuevo la eficacia y experiencia del arquero peruano Pedro Gallese, que también iba a ser decisivo que tres atajadas que evitaron el gol, al menos hasta el minuto 83 que fue cuando el Minnesota por mediación del joven delantero Mason Toye consiguió el que iba a ser el del honor.

Toye remató perfecto de pierna izquierda desde dentro del área el balón filtrado que le colocó el medio volante trinitario Kevin Molino, que había salido en la segunda parte.

El gol fue merecido, pero llegó demasiado tarde porque la defensa de Orlando City ya no hizo más concesiones, Gallese, se creció aún más en sus acciones y simbolizó su gran futbol de contraataque con el tercer gol que llegó en el tiempo de descuento (m.90+6) cuando el joven canterano de 22 años y nativo de Orlando, el delantero Benji Michel, marcaba el definitivo 3-1.

 

JLR

TAGS EN ESTA NOTA: